5 de agosto de 2014 11:28

Aterriza en Atlanta el segundo paciente estadounidense con ébola

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 8
Sorprendido 0
Contento 0
EFE

El avión que trasladó a la misionera estadounidense contagiada de ébola en Liberia, Nancy Writebol, aterrizó hoy, 5 de agosto, en la Base Aérea de Reserva Dobbins, al noreste de Atlanta (EE.UU.).

Writebol, de 59 años, será trasladada a una sala aislada del Hospital Universitario de Emory, en la que está internado desde el sábado pasado el médico Kent Brantly, que también se vio expuesto al virus en Liberia, uno de los cuatro países del África Occidental más afectados por este brote.

Esta área del centro médico de Atlanta, donde tiene su sede la agencia estadounidense de Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), fue especialmente diseñada para tratar enfermedades altamente contagiosas.

Antes de aterrizar sobre las 11:15 hora local (15:15 GMT) en Atlanta, el avión ambulancia que trasladó a Writebol hizo una escala técnica cerca de las 08:00 hora local (12:00 GMT) en Bangor, en el norteño estado de Maine, para repostar combustible.

La aeronave apenas tiene una sala de aislamiento con capacidad para una persona, por lo que debió regresar a Liberia para transportar a Writebol después de dejar a Brantly en el centro médico el sábado.

La Base Aérea de Reserva Dobbins registra hoy importantes medidas de seguridad, en las que participa el Buró Federal de Investigaciones (FBI), para recibir a la enfermera de Carolina del Norte, cuyo estado de salud ha mejorado en los últimos días.

Tanto Brantly, de 33 años, como Writebol han experimentado una mejoría significativa luego de que se les administrara un suero experimental, que hasta ahora solo había sido probado en monos.

Al igual que sucedió con el doctor, Writebol tendrá que ponerse un traje especial antes de bajar de la aeronave para reducir al máximo la posibilidad de contagio y subirse a una ambulancia preparada para este tipo de situaciones.

Los dos estadounidenses fueron contagiados con la enfermedad mientras trabajaban como voluntarios tratando a pacientes con ébola para la organización Samaritans Purse en Liberia.

Desde que inició el brote en marzo han muerto 887 personas de los 1 603 casos confirmados hasta el 1 de agosto, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)