7 de diciembre de 2015 10:05

Presunto cerebro de los atentados del 11 de septiembre en EE.UU. asiste a audiencias en Guantánamo 

La bandera de Estados Unidos se ve en medio personal cerca de la sala del tribunal militar en la Bahía de Guantánamo , Cuba, donde cinco hombres acusados ​​de planear los atentados del 11 de septiembre de 2001 asistirán a audiencias. Foto: AFP

La bandera de Estados Unidos se ve en medio personal cerca de la sala del tribunal militar en la Bahía de Guantánamo , Cuba, donde cinco hombres acusados ​​de planear los atentados del 11 de septiembre de 2001 asistirán a audiencias. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia AFP

El tribunal militar de excepción de Guantánamo tiene esta semana en la prisión de la isla de Cuba nuevas audiencias preparatorias del proceso contra Jaled Cheij Mohammed, quien dijo ser el cerebro de los atentados del 11 de septiembre, y otros cuatro acusados.

Más de 14 años después de los ataques que mataron a 3 000 personas en Nueva York, el Pentágono y Pensilvania, el proceso judicial contra los cinco detenidos en Guantánamo sigue empantanado.

Los innumerables recursos de la defensa y el rompecabezas logístico de trasladar a cada audiencia al juez, a los abogados y a otros funcionarios de justicia no dejan de bloquear el avance del proceso.

Detenido en Pakistán en 2003, Jaled Cheij Mohammed, nacido en Kuwait, pero de origen paquistaní, es uno de los presos torturados por la CIA en sus prisiones secretas. Fue trasladado a Guantánamo en 2006.

Los otros cuatro acusados son los yemenitas Walid Ben Attach y Ramzi ben al-Chaiba, el saudí Mustafá al-Hussaui y el sobrino de Jaled Cheij Mohammed, Ammar al-Baluchi, conocido como Ali Abdul Aziz Ali, también paquistaní.

Los cinco pueden ser condenados a muerte, pero quedan años por delante antes de que se pronuncie un fallo.

Esta semana el juez que dirige el proceso, el coronel James Pohl, abordará varias mociones presentadas por la defensa, incluida un recurso para rechazar a uno de los miembros del equipo que defiende a los acusados, que se reveló que fue un colaborador de la CIA.

El presidente Barack Obama había prometido cerrar la prisión de Guantánamo en su campaña electoral de 2008, pero nunca lo pudo lograr por la oposición que sufre en el Congreso.

Los partidarios del cierre estiman que Guantánamo es el símbolo de un Estados Unidos que ha perdido sus puntos de referencia tras el 11 de septiembre, bajo la administración de George W. Bush.

“La idea de detener a alguien por tanto tiempo, sin saber si algún día recuperará su libertad, sin proceso, sin juicio, es una forma de tortura”, declaró a la AFP el abogado Jonathan Hafetz, que defiende a un prisionero de Guantánamo.

Los cinco acusados deberán comparecer en principio el martes, pero el programa de las audiencias es modificado a menudo a último momento. La jornada del lunes estará dedicada al intercambio de pareceres a puertas cerradas entre los abogados y el juez.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)