8 de enero de 2016 13:09

Más de 56 muertos en atentados reivindicados por el EI en Libia

Militares inspeccionan el lugar donde fue perpetrado un atentado yihadista en Libia el 7 de enero de 2016. Cerca de medio centenar de personas murieron y varias decenas más resultaron heridas.  EFE

Militares inspeccionan el lugar donde fue perpetrado un atentado yihadista en Libia el 7 de enero de 2016. Cerca de medio centenar de personas murieron y varias decenas más resultaron heridas. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

El grupo Estado Islámico (EI) reivindicó el viernes 8 de enero del 2015 dos atentados suicidas con vehículos bomba que dejaron más de 56 muertos el jueves 7 de enero del 2016 en Libia, un país sumido en el caos donde la organización yihadista parece cada vez más presente.

El grupo EI reivindicó primero el atentado suicida que dejó seis muertos, entre ellos un bebé, en un puesto de control en la ciudad petrolera de Ras Lanuf, en el este de Libia.

La rama libia de la organización yihadista precisó en un comunicado que el ataque había sido perpetrado por un combatiente extranjero que utilizó un coche bomba.

Luego reivindicó el atentado con camión bomba que causó más de 50 muertos el jueves en una comisaría de la ciudad libia de Zliten, a 170 km al este de Trípoli.

El EI afirmó en un comunicado que un kamikaze conocido como Abdalá al Muhajair “hizo estallar su camión en medio de una base que pertenecía a las fuerzas de los apóstatas libios” y dio un balance de “cerca de 80 muertos” y 150 heridos.

Se trata del ataque más sangriento desde la revolución que derrocó al líder libio Muamar Gadafi en 2011, con la ayuda de una intervención internacional, en la que participaron Francia y Gran Bretaña.

Desde el derrocamiento y la muerte de Gadafi, ejecutado por los revolucionarios, Libia está sumida en el caos con dos gobiernos rivales que se disputan el poder: uno en el este, reconocido por la comunidad internacional, y el otro en la capital, Trípoli, vinculado a la coalición de milicias de Fajr Libya.

Inquietos por la posibilidad de que los yihadistas estén estableciendo un nuevo bastión a las puertas de Europa, los países occidentales insistieron en los últimos meses en la urgencia de alcanzar una solución para unir a las facciones rivales que controlan el país norteafricano.

El 17 de diciembre, miembros de los dos parlamentos enfrentados y representantes de la sociedad civil libia firmaron en Marruecos un acuerdo supervisado por la ONU para la formación de un gobierno de unidad nacional con sede en Trípoli.

Ese pacto no cuenta, sin embargo, con el pleno apoyo de ambas cámaras, y los líderes de los parlamentos avisaron que quienes lo firmaron no tenían legitimidad para hacerlo.

'La unidad es el mejor camino' 

Tras los atentados del jueves 7 de enero del 2016, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, aseguró que esos “actos criminales son un importante recordatorio de la urgencia de implementar el acuerdo político libio y formar un gobierno de unidad nacional” .

“La unidad es el mejor camino para que los libios afronten el terrorismo bajo todas sus formas”, añadió Ban.

En los últimos meses, aprovechando la inestabilidad en la que está sumido el país, el EI conquistó la ciudad de Sirte, situada a 450 kilómetros al este de Trípoli, desde donde intenta extender su control a otras regiones.

El lunes lanzó una ofensiva contra los terminales petroleros de Ras Lanuf, al este de Sirte.

Varios oficiales avisaron que el Estado libio podría quedar paralizado si los yihadistas logran hacerse con el control de los recursos concentrados en esa región, la llamada “media luna petrolera”.

El EI cuenta con unos 3.000 combatientes en Libia, según Francia. En noviembre, el fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, aseguró que el grupo perpetró al menos 27 atentados en Libia en 2015.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)