24 de septiembre de 2017 12:11

Defensa del tercer implicado en asesinato de turistas argentinas apelará la sentencia de 40 años

El Plan de la Mariposa, una banda de rock libre argentina compuso 'Cielo de Montañitas', una canción en homenaje a Marina Menegazzo y María José Coni, las jóvenes argentinas asesinadas en Montañita. Foto: Cuenta de Instagram de Marina Menegazzo

Los cuerpos de Marina Menegazzo y María José Coni, fueron encontrados en Montañita. Hasta el momento las autoridades han sentenciado a tras personas. Foto: Cuenta de Instagram de Marina Menegazzo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Redacción Guayaquil

La defensa de José P., quien fue sentenciado a 40 años de privación de libertad, por el asesinato de dos turistas argentinas, apelará el dictamen. Así lo informó el sábado 23 de septiembre del 2017, Antonio Gagliardo, abogado del acusado.

Los jueces de la Corte Provincial de Santa Elena emitieron dicha decisión la noche del pasado viernes. Con ello, él se convirtió en el tercer condenado en ese caso, por el cual en agosto del 2016 se sentenció también a dos ciudadanos por el doble homicidio de Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22).

José P. fue implicado en el caso una vez que se encontraron restos de su ADN en una nueva necropsia practicada a los cadáveres de las jóvenes, asesinadas en febrero de 2016 en el balneario de Montañita (Santa Elena).

La Fiscalía lo acusó como autor del delito de asesinato con agravantes de alevosía, ocultamiento y otros. Según Gagliardo, contra su defendido no había pruebas que lo vinculen a ese crimen.
“Únicamente se trata de un caso que causó conmoción nacional e internacional (…) hubo presiones internacionales, a los jueces les dio miedo, en este caso se debía absolverlo”, manifestó.

Explicó que en la casa donde fueron asesinadas las jóvenes había ADN de su defendido porque vivió allí entre el 3 de diciembre del 2016 y 20 de enero del 2017. “Encontraron ADN puro, no mezclado con las víctimas. Y si hubo ADN es porque vivió ahí 50 días, está demostrado jurídicamente (…) desde que salió de esa casa, un mes después fueron los crímenes”.

Durante el juicio, la defensa del acusado argumentó que la sangre que se encontró en la casa donde se cometió el crimen era producto de una atención dental a la que se sometió. No obstante, el dentista testificó que la atención había sido sencilla y no generó un sangrado.

El fiscal César Peña afirmó a este Diario que consideró que el ADN era una “prueba irrefutable de que estaba en el lugar de los hechos” y calificó como vagos los testigos de la defensa.

También remarcó que el sospechoso había mentido a la Fiscalía. Por ejemplo, dijo, el acusado no informó en su primera declaración de la investigación que había estado viviendo en la casa donde ocurrieron los asesinatos.

Según el alegato del fiscal, hubo “secuestro, violación, tortura y asesinato. Las víctimas también son el Estado y las familias de las víctimas”.

Gagliardo afirmó que esperarán la notificación de la sentencia para presentar los recursos para la apelación. Este Diario intentó contactar a Osiris Sánchez, abogado acusador, pero no atendió su teléfono celular hasta el cierre de esta edición.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)