12 de junio de 2015 21:46

Asesinato de un coronel pone a prueba una vez más proceso de paz con las FARC

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

El proceso de paz del Gobierno colombiano con las FARC fue puesto hoy nuevamente a prueba por el atentado con explosivos atribuido a esa guerrilla que le costó la vida a un teniente coronel de la Policía, un patrullero y un civil en el suroeste del país, cerca de la frontera con Ecuador.

En el atentado, que según las autoridades fue cometido por guerrilleros del frente 48 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en una carretera entre los municipios de Córdoba e Ipiales, en el departamento de Nariño, murieron el comandante de la Policía de esta última localidad, el teniente coronel Alfredo Ruiz Clavijo; el patrullero Juan David Marmolejo García y un civil.

Este ataque, uno de los más graves sufridos por la Policía desde que se iniciaron los diálogos de paz con las FARC, en noviembre de 2012 en Cuba, se produce en medio de una ofensiva terrorista de esa guerrilla que aumenta día tras día y justo cuando el presidente Juan Manuel Santos está fuera del país, de gira por Europa, recabando apoyo internacional para una solución negociada al conflicto.

El repudio nacional causado por el atentado contra el teniente coronel Ruiz aumenta a medida que se conocen detalles de lo ocurrido, como que el oficial y el patrullero que estaba con él fueron rematados con tiros de gracia, según reveló el director de la Policía, general Rodolfo Palomino.

"De acuerdo con lo que hemos podido conocer de la información de un policía sobreviviente de este cruel y cobarde atentado, el señor teniente coronel y el patrullero asesinado fueron ultimados por tiros de gracia", afirmó Palomino en declaraciones a periodistas en Bogotá.

El teniente coronel asesinado, de 49 años de edad, 30 de ellos en la Policía, regresaba a Ipiales, el principal puesto fronterizo de Colombia con Ecuador, después de encabezar un consejo de seguridad en la cercana localidad de Puerres.

Las reacciones no se han hecho esperar y uno de los primeros en condenar el ataque fue el expresidente y senador Álvaro Uribe, crítico de la manera como se desarrollan los diálogos en Cuba, quien de inmediato propuso que se suspendan las negociaciones de paz.

"Hay momentos, el asesinato del soldado es el asesinato de la Patria. Que se suspenda el diálogo sin levantar la mesa", escribió Uribe en su cuenta de Twitter.

El presidente Santos, que tras asistir en Bruselas a la cumbre de la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) se trasladó a Italia, no se ha manifestado aún sobre el atentado pero sí lo hicieron varios de sus ministros.

"Infame el asesinato de coronel Ruiz en Nariño. Nos duele su muerte y demuestra la falta de voluntad de paz de las FARC", escribió el titular de Interior, Juan Fernando Cristo.

Esa sensación es la misma que tienen millones de colombianos que ven con incredulidad el proceso de paz y que ponen en duda la real voluntad de paz de esa guerrilla.

"Asesinando uniformados y dejando poblaciones sin luz ni agua, FARC demuestra que no tienen voluntad de paz, sino de guerra", escribió por su parte el Ministerio de Defensa en la red social.

Y es que el atentado que le costó la vida al teniente coronel no hace sino aumentar la tensión del debilitado proceso de paz, golpeado a diario en las últimas semanas por las acciones terroristas de las FARC contra la fuerza pública, la infraestructura petrolera, energética, de carreteras y de agua potable del país.

En su ofensiva, las FARC dejaron sin electricidad por varios días a más de un millón de personas en el departamento del Caquetá (sur), así como a las ciudades de Buenaventura y Tumaco, los principales puertos del país en el Pacífico, y contaminado ríos y otras fuentes de agua con derrames de petróleo en los departamentos de Putumayo y Nariño.

También dinamitaron la semana pasada el acueducto del municipio de Algeciras, en el departamento del Huila (sur), atacaron infraestructuras petroleras en Tibú (Norte de Santander), localidad limítrofe con Venezuela, y hoy atentaron contra dos torres de transmisión de energía en Medina, departamento de Cundinamarca, a menos de 200 kilómetros de Bogotá.

En otro ataque en la Vía Panamericana, en el departamento del Cauca, murieron ayer tres policías de carreteras.

Las FARC incrementaron su actividad armada desde el pasado 22 de mayo, cuando suspendieron el cese el fuego unilateral e indefinido que habían iniciado cinco meses antes en el marco de los diálogos de paz, después de que 27 guerrilleros murieran en un bombardeo de la Fuerza Aérea en una zona remota del Cauca.
Ese bombardeo fue a su vez consecuencia de un ataque de las FARC que mató a 11 militares en la misma región el 15 de abril, día en que empezó la actual prueba de fuego para el proceso de paz. EFE

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)