12 de diciembre del 2015 00:00

La Ley de Identidad es un cambio técnico y cultural

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 28
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 2
Ana Guerrero
Redactora (I)
guerreroa@elcomercio.com

La Ley de Identidad y Datos Civiles, aprobada el jueves por la Asamblea, tiene implicaciones en ámbitos como el cultural y en los procesos técnicos del registro de los ecuatorianos. No quedan fuera las variaciones para extranjeros que viven en el país. Entre las principales modificaciones está la creación de un Documento Nacional de Identidad (DNI) en sustitución de la cédula. Hasta noviembre, el Registro Civil entregó 13 850 989 nuevas cédulas.

El DNI será obligatorio no solo para los ecuatorianos sino para los extranjeros residentes en el país. Por ejemplo, en el 2014, en la categoría migratoria, se registraron 899 residentes que se mantienen de sus depósitos y otros ingresos permanentes provenientes del extranjero.

El documento tendrá 10 años de vigencia. A diferencia de la cédula, incluirá el tipo de sangre, voluntad de ser donante. Para la foto se respetará la religión, identidad de género por autodeterminación y orígenes étnicos.

Una vez que entre en vigencia la norma, los mayores de edad (18 años en adelante), podrán solicitar la sustitución del campo sexo por el de género.

Esta ley es producto, en gran parte, de luchas de organizaciones ciudadanas. Aunque, el resultado final no necesariamente fue el esperado. La activista por los derechos de la diversidad sexual, Silvia Buendía, recuerda que la propuesta de, por ejemplo, grupos transgéneros era que la casilla de género sea para todos; es decir, que no se espere a los 18 años.

Es un “avance chueco” -dice-porque abre puertas, pero continúa siendo discriminatorio y se establece un sistema de doble cedulación. Por ejemplo, si los padres de un niño que, a temprana edad se identifica con el género femenino, con la propuesta habrían podido registrarlo como tal. El artículo 11 de la Constitución determina que las personas son iguales y gozarán de los mismos derechos, deberes y oportunidades. Nadie podrá ser discriminado por su etnia, lugar de nacimiento, edad, sexo, identidad de género, entre otros aspectos.

La normativa vigente se expidió en 1976 y se requería actualizarla. La asambleísta de AP, Alexandra Ocles, de la Comisión de Gobiernos Autónomos Descentralizados, Competencias y Organización Territorial, habla de que el principal cambio será el cultural. Pero no queda fuera el aspecto técnico.

La ley implica una transición institucional, que cambia la Dirección General de Registro Civil por Dirección Nacional de Gestión de la Identidad y Datos Civiles. El presupuesto para este cambio no está definido o, según Ocles, no se conoció en los informes para la aprobación de la norma.

Pero la tercera transitoria de la ley establece que la nueva entidad se financiará con los fondos de la actual Dirección del Registro. Hasta ayer no se conocían datos oficiales sobre cuánto costará la emisión del DNI y el cambio de imagen.

Fuentes del Registro Civil informaron que las autoridades se pronunciarán una vez que la ley cumpla el procedimiento. Este incluye esperar el veto o la ratificación del presidente Rafael Correa.

El jurista y catedrático, Miguel Puente, explica que las dos entidades tienen la misma jerarquía. No obstante, se mantiene la figura del “ministerio rector”; actualmente, es el de Telecomunicación.

Además del proceso legal, apunta Andrés Seminario, experto en marketing político, se requerirá construir una nueva imagen, de reputación, seriedad y confianza. Este proceso implicará esfuerzos en la comunicación corporativa y masiva. “Se está partiendo de algo conocido para construir algo nuevo y persuadir al ciudadano que esto es mejor”.

Esta ley fue esperada por personas como Wilton Guaranda y su esposa Nieve Solórzano. En octubre de este año, compartieron con este Diario el deseo de que su hija llevará el apellido de la madre. La ley también abre paso a esta aspiración, que ya es posible en España, Francia, Uruguay o Chile.

En contexto


El jueves, con 77 votos a favor, la Asamblea Nacional aprobó la Ley del Servicio Nacional de Gestión de la Identidad y Datos Civiles. La norma vigente de Registro Civil, Identificación y Cedulación fue expedida en 1976 con carácter de decreto supremo.

Los detalles

Cambia. 
Dirección General de Registro Civil por Dirección Nacional de Gestión de la Identidad y Datos Civiles.

DNI. La ley crea el Documento Nacional de Identidad en lugar de la cédula. Tendrá una validez de 10 años.

Apellido. Los padres podrán elegir el orden de los apellidos de sus hijos. Regirá para el resto de la descendencia.

Intercultural. Se podrá añadir si la persona pertenece a un pueblo o nacionalidad reconocida en la Constitución.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (5)