26 de septiembre de 2016 16:07

Arresto de otro influyente exministro estrecha el cerco sobre el PT en Brasil

El exministro de Hacienda de Brasil, Antonio Palocci, uno de los hombres más influyentes en los Gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, llegó a declarar en el caso de corrupción de la Lava Jato donde es acusado de recibir sobornos para in

El exministro de Hacienda de Brasil, Antonio Palocci, uno de los hombres más influyentes en los Gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, llegó a declarar en el caso de corrupción de la Lava Jato donde es acusado de recibir sobornos para intervenir en ambas administraciones en defensa los intereses de la constructora Odebrecht, en Curitiba (Brasil). Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia EFE

El arresto del exministro brasileño Antonio Palocci, uno de los hombres más influyentes en los Gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT),  el lunes 26 de septiembre del 2016 , estrechó aún más el cerco de la Justicia sobre el Partido de los Trabajadores (PT), la formación de los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Palocci fue arrestado este lunes en su residencia en Sao Paulo acusado de recibir millonarios sobornos a cambio de intervenir en ambas administraciones para defender los intereses de la constructora Odebrecht.

Su detención se produjo tan sólo cuatro días después del arresto del exministro Guido Mantega, otro influyente ministro en ambos Gobierno y que fue acusado de aprovechar su cargo para pedir sobornos a favor del PT.

Los dirigentes del otrora partido oficialista volvieron a destacar la coincidencia de la proximidad de las operaciones con las elecciones municipales del próximo domingo, que son un duro desafío para la formación tras perder el poder con la destitución de Rousseff.

Mientras que Mantega fue el principal asesor económico del PT durante varios años y ministro de Hacienda tanto de Lula como del Rousseff, Palocci fue dirigente en las campañas electorales de ambos jefes de Estado y ministro de Hacienda del primero y ministro de la Presidencia de la segunda.

Aunque Mantega fue liberado pocas horas después de su detención por razones humanitarias, ambos fueron arrestados en el marco de la investigación del gigantesco escándalo de corrupción de la petrolera Petrobras.

Los dos exministros fueron acusados de exigir sobornos y donaciones electorales para el PT a empresas que terminaron beneficiadas con millonarios contratos de Petrobras.

Mantega fue detenido por el testimonio del magnate Eike Batista, propietario de la petrolera OGX y que llegó a ser el séptimo hombre más rico del mundo antes de que su imperio se desmoronara, quien dijo haber acudido a una reunión en 2012 la que el entonces ministro le pidió una "donación" para pagar deudas de la campaña que condujo a Rousseff a la Presidencia y a Michel Temer -actual presidente de Brasil- a la vicepresidencia.

Un año después y luego de que una de sus empresas fuera favorecida en un contrato para construir plataformas marítimas para Petrobras, Batista pagó a través de una firma en el extranjero USD 2,35 millones a una compañía a nombre de Münica Santana, publicitaria que trabajó en la campaña de Rousseff en 2010 y que hace meses fue arrestada por este caso.

Palocci, por su parte, fue acusado de actuar como intermediario en las negociaciones para que Odebrecht, la mayor constructora de Brasil y cuyos principales ejecutivos ya fueron condenados por la trama de corrupción de Petrobras, depositara entre 2008 y 2013 unos 128 millones de reales (unos 38,8 millones de dólares) en cuentas bancarias vinculadas al exministro y al PT.

"Durante las investigaciones verificamos una intensa y reiterada intervención de Palocci para defender los intereses de Odebrechet en el Gobierno y que esa actuación era compensada mediante la recepción de ventajas indebidas", afirmó la fiscal Laura Gonzalves Tessler, responsable por la investigación, en una rueda de prensa en la que fueron detallados los motivos del arresto del exministro.

La principal prueba contra Palocci es un documento archivado en el teléfono móvil del expresidente de la constructora, Marcelo Odebrecht, en el que figuran pagos a políticos por favores recibidos por la empresa y donde el exministro es identificado como el "italiano".

Según la Fiscalía, entre los casos en que Palocci supuestamente intervino a favor de la constructora destacan un decreto que ofrecía beneficios fiscales a empresas -entre ellas a Odebrecht-, el aumento de los créditos del banco brasileño de fomento para obras públicas en Angola -en donde la constructora tiene varios proyectos- y una licitación de Petrobras.

Además, los fiscales insistieron en presentar a Palocci como el interlocutor de Odebrecht en un negocio para comprar un edificio por 14 millones de reales (unos 4,2 millones de dólares) en Sao Paulo que estaría destinado a la construcción de la sede del Instituto Lula.

Los fiscales dijeron haber encontrado la minuta de contrato y el proyecto de obras en un registro hecho en una casa de campo utilizada por el expresidente Lula y donde fueron realizadas reformas costeadas por Odebrecht.

Precisamente una de las investigaciones sobre el exmandatario y fundador del PT responde a los presuntos beneficios indirectos que recibió de Odebrecht como el supuesto "comandante máximo" de la red que permitía los desvíos de Petrobras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)