Armando Wila de la U. Católica desarmó a Barcelona en el Atahualpa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Álex Puruncajas. Redactor

Los integrantes de la banca técnica y los jugadores suplentes de Universidad Católica festejan los goles de su equipo con mayor intensidad que los mismos anotadores de las conquistas. Cada anotación de los 'camarattas' origina saltos, abrazos, palmadas, en el área técnica del 'Trencito Azul'.

Jorge Célico es uno de los más efusivos. Insistente con que su equipo debe jugar siempre al ataque, el entrenador ­festeja con mucha efusividad cada gol de alguno de sus jugadores. La felicidad es mayor cuando el tanto sirve para empatar o ganar los cotejos.

Ayer no fue la excepción. Célico se abrazó con sus asistentes y también con Armando Wila, tras las conquistas anotadas por el atacante en la victoria (2-0) sobre Barcelona. El delantero es la nueva referencia ofensiva del conjunto 'camaratta'.

Wila ayer clavó dos 'estocadas' a los toreros, sumó siete anotaciones en el torneo y se convirtió en el mayor artillero. El delantero mostró oportunismo ante Máximo Banguera, quien tuvo dudas en las acciones previas a las conquistas. Primero, el golero no atrapó la pelota y dio un rebote que fue aprovechado por Wila. En el segundo tanto, no logró anti­ciparse para despejar una pelota ante el rival.

El oportunismo del goleador y el control de la pelota fueron las claves de Católica ante un Barcelona que no encuentra la fórmula para conseguir resultados positivos en el estadio Atahualpa. En sus presentaciones en el escenario quiteño, El 'Ídolo' suma cuatro derrotas en lo que va del Campeonato.

El técnico argentino Carlos Ischia llegó con la intención de buscar su primera victoria en el estadio capitalino, con cambios en el medio campo. El DT apostó por Matías Oyola y los dos Caicedo (Flavio y Luis). La inclusión del 'Gordo Lucho' como titular dejó a Luis Fernando Saritama entre los suplentes. También se quedó relegado el colombiano Stalin Mota, quien no logra encontrar un espacio en el plantel estelar desde que se unió al equipo. El cafetero ingresó a la cancha en el minuto 72, pero no fue determinante en el cotejo.

En cambio, el ingreso de Federico Nieto por Edson Montaño (a los 57 minutos) sí dio fuerza ofensiva a los visitantes. El goleador del Campeonato local del año pasado volvió a jugar luego de superar una lesión y originó dos acciones de gol. En una de estas, el balón impactó en el poste del arco defendido por Hernán Galíndez.

Pero no fue suficiente para los visitantes. Los locales apostaron por rotar el balón en el medio y controlaron -a excepción de los remates de Nieto- las acciones ofensivas de los visitantes.

Estas fueron las claves que permitieron a los locales ganar el partido, analizó Célico en la rueda de prensa. En cambio, Ischia no estuvo de acuerdo con que presentó un esquema cauteloso en el Atahualpa.

Pero no contó con Wila, quien siempre 'despierto' aprovechó los espacios y marcó los tantos del triunfo. Es el hombre gol de Católica.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)