25 de octubre de 2015 00:00

Argentina decide si votará en una segunda vuelta

Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa son los más opcionados para llegar a la Presidencia de Argentina. Fotos: Agencias

Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa son los más opcionados para llegar a la Presidencia de Argentina. Fotos: Agencias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 3
Redacción Mundo
Con AFP y DPA (I)

Después de 12 años de kirchnerismo, Argentina elegirá este domingo (25 de octubre) un nuevo presidente entre el oficialista Daniel Scioli, favorito en los sondeos, y los opositores Mauricio Macri y Sergio Massa, en una elección cuya incógnita es si pasará o no a segunda vuelta.

El tono confrontativo de la presidenta Cristina Kirchner parece dar paso a uno más conciliador en los nuevos tiempos políticos que decidirán más de 32 millones de argentinos. Los tres principales aspirantes, privilegian mensajes de consenso aunque ninguno la iguala en carisma, pasión y verborrea.

La Mandataria, impedida por ley a un tercer mandato consecutivo, está convencida de que junto a su fallecido esposo y expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), lideró una “renovación patriótica”, enfrentando a poderosos dueños de medios, jueces y empresarios.

Los aspirantes a sucederla prometen combatir la pobreza, cuyos índices oficiales el Gobierno no divulga desde el 2013. Anuncian acabar con la corrupción y atacar al narcotráfico. Según los encuestadores, la elección está “parada sobre décimas de diferencia y con muchos indecisos”, entre el 8 y 10%, dijeron.

Hasta el viernes no estaba claro si se podrá o no evitar el balotaje, previsto para el 22 de noviembre. La Ley Electoral en Argentina establece que para ganar la presidencia hay que obtener más del 45% de los votos o 40% con una ventaja de diez puntos respecto al segundo. Nadie lo está logrando en los sondeos.

Además de presidente y vicepresidente, los argentinos elegirán legisladores nacionales y parlamentarios al Mercosur, en tanto en 11 provincias también se elegirán gobernador y otras autoridades.

Daniel Scioli

Tanto simpatizantes como detractores reconocen en Daniel Scioli a un equilibrista, característica que lo llevó a ser favorito en las presidenciales del domingo en Argentina como candidato del oficialismo, sector que no tuvo reparos para cuestionarlo con crudeza en los últimos años.

Scioli, gobernador de la populosa provincia de Buenos Aires desde 2007, llegó a las elecciones como único candidato del Frente para la Victoria (FpV), ya que no se presentó ningún otro postulante en las elecciones internas del gobernante partido kirchnerista, con el que tuvo marcados acercamientos y distanciamientos.

El fallecido exmandatario Néstor Kirchner (2003-2007) eligió a Scioli como su vicepresidente, cargo que ocupó entre el 2003 y el 2007, cuando se convirtió en gobernador de la provincia de Buenos Aires, el distrito electoral más importante, que concentra el 37% del total de los votantes a nivel nacional.

Mauricio Macri

Mauricio Macri está a un paso de concretar el sueño que acarició desde que puso un pie en la política: ser el presidente de Argentina. El candidato presidencial de la coalición opositora Cambiemos, acompañado en la fórmula por la senadora Gabriela Michetti, sabe que está lejos de poder ganar en primera vuelta. Su apuesta es forzar una segunda ronda y allí congregar a todo el voto opositor para derrotar a Scioli.

El fútbol, el deporte más popular del país, catapultó a Macri a la política y su gestión como jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires fue su trampolín en la carrera hacia la Casa Rosada. Tuvo una temprana experiencia en la actividad privada como ejecutivo de varias empresas de uno de los principales grupos del país, Socma, creado por su padre Franco Macri.

Y con la popularidad que le dio su exitosa gestión entre 1995 y 2008 como presidente de Boca Juniors, se lanzó a conquistar la capital argentina, de la cual es alcalde.

Sergio Massa

El peronista disidente Sergio Massa se convirtió en el tercero en discordia en las elecciones presidenciales, que les aguó la campaña a Scioli y a Macri. Con pocas o casi nulas posibilidades de aspirar a una segunda vuelta, el líder del Frente Renovador se transformó en una especie de árbitro que impregnó de incertidumbre el resultado de hoy.

Massa retiene parte del voto peronista que de otra forma hubiera ido al oficialismo. Surgió en el 2013 como el joven político estrella del escenario argentino, al derrotar ese año al Frente para la Victoria (FpV) kirchnerista en las elecciones legislativas en la estratégica provincia de Buenos Aires.

Construyó el Frente Renovador, una fuerza política opositora heterogénea, que le permitió superar incluso la desconfianza por su paso entre el 2008 y el 2009 como jefe de Gabinete de Cristina Fernández. Su discurso opositor moderado viró luego hacia una fuerte crítica al oficialismo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)