19 de January de 2010 00:00

En Argentina se realizan tres trasplantes al día

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Santiago Estrella. Corresponsal en Buenos Aires

Argentina es uno de los países de la región con más alta tasa de donación y trasplante de órganos.  A través del    Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai), el país realiza unos  tres trasplantes diarios.

En 2009  hubo 500 donantes efectivos que permitieron 1 192 trasplantes. Es decir, que Argentina tiene 12,5 donantes por millón de habitantes. En lo que va de 2010, en   lista de espera  están   5 908 pacientes, con 26 trasplantes de 13 donantes.

40 000 donantes
La Fundación Argentina  de Trasplante de Órganos y Tejidos se creó en  2006,   con el fin de posibilitar las intervenciones quirúrgicas a pacientes diabéticos en lista de espera por un trasplante renopancreático.
Este tipo de operación    permite mejorar la calidad de vida de los pacientes y les ofrece la posibilidad de independizarse de la diálisis y del uso de insulina.
 El 2009 hubo   40 000 donantes voluntarios de médula ósea inscritos en el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas.

Aunque   algunas cirugías    llegan a tener impacto mediático –el último y más conocido fue el  de Sandro, a quien le hicieron doble operación:   de pulmones y riñón- es política del Incucai mantener en reserva la identidad de los pacientes que esperan algún órgano. Esto -explican-   para asegurar la equidad.

“Los criterios de asignación de órganos y tejidos se sustentan en normas nacionales, que aseguran la equidad en el acceso al trasplante. El orden de la lista de espera se establece en cada operativo  de donación, según compatibilidad, situación clínica, antigüedad en la lista de espera y ubicación geográfica. De acuerdo con estos criterios, los órganos son asignados a los pacientes por un sistema informático (Sintra)”,  señala el presidente del Incucai, Carlos Soratti.

El proceso puede ser largo  y exige toda una estructura sanitaria, que incluye aviones y ambulancias con total asepsia. En Argentina, toda persona   es considerada posible donante.

Todo depende de la voluntad del  donante.  Si la persona en vida manifestó su voluntad de donar órganos, los médicos se encargan de avisar a los familiares que  llevarán   a cabo la ablación.

En caso de que no haya una constancia expresa,  los galenos piden a algún familiar que dé testimonio de que el fallecido hubiera querido donar sus órganos. Si   en vida había manifestado   que no quería que su cuerpo fuera intervenido, se suspende  inmediatamente  el proceso.

Si en   2009 hubo 500 voluntarios, en 2008  fueron   519.  Según el Incucai, esta leve caída ocurrió en los meses en que la pandemia de la gripe AH1N1 afectaba a todo el  país.

Según las cifras,  754  trasplantes   fueron  renales, 237 hepáticos, 89 cardíacos, 67 renopancreáticos, 24 pulmonares, seis    cardiorrenales, cinco  hepatorrenales, tres   pancreáticos. Cuatro  cardiopulmonares, dos   intestinales y  un  hepatointestinal.

También se concretaron más de 900 trasplantes de córneas y hubo 321 donantes de tejidos.

Argentina  es el país con más trasplantes cardíacos, pulmonares y pancreáticos en la región .

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)