4 de noviembre de 2014 09:48

Sale el sol en Argentina y revela pérdidas: tres muertos y miles de evacuados

Una mujer camina por una calle inundada hoy, lunes 3 de noviembre de 2014, en la localidad de La Matanza, en La Plata. Foto: EFE

Una mujer camina por una calle inundada hoy, lunes 3 de noviembre de 2014, en la localidad de La Matanza, en La Plata. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
AFP
Buenos Aires

Un joven que murió electrocutado al sur de Buenos Aires se convirtió el martes en la tercera víctima fatal de un temporal de lluvia y viento que azotó cuatro días el centro de Argentina y dejó campos anegados y miles de damnificados.

Más de 5 000 evacuados, animales ahogados y grandes extensiones de campos agrícolas bajo agua son las imágenes que se repiten en varias partes del centro del país este martes, que amaneció sin lluvia y con sol.

Por el momento las autoridades no han divulgado el monto de las pérdidas materiales y los equipos de rescate se concentran en asistir a los damnificados.

La provincia de Buenos Aires, más grande que Italia y donde viven 15 millones de habitantes -40% de la población argentina-, volvió a ser una de las más golpeadas luego que en abril de 2013 otras zonas de la región sufrieron un fenómeno similar que dejó 89 muertos.

Un hombre circulando en bicicleta por una calle inundada en la localidad de Quilmes, en la provincia de Buenos Aires, hoy lunes 3 de noviembre de 2014.  Foto: EFE

Un hombre circulando en bicicleta por una calle inundada en la localidad de Quilmes, en la provincia de Buenos Aires, hoy lunes 3 de noviembre de 2014. Foto: EFE

La muerte del joven en Lanús, periferia sur de la capital, fue confirmada por Patricia Spinelli, directora provincial de Emergencias aunque sin aportar precisiones sobre el caso, en declaraciones a radio La Red.

Esta víctima se sumó a otro joven de 22 años que murió el lunes electrocutado en San Fernando (periferia norte de Buenos Aires) cuando intentaba rescatar pertenencias de su vivienda inundada, y a un adolescente de 14 años que se ahogó arrastrado por la crecida del río Luján.

Según Spinelli, “la situación sigue siendo crítica en muchos municipios”, pese a que el martes amaneció soleado y sin viento, mientras que el Servicio Meterológico Nacional pronostica buen tiempo para los próximos siete días.

Parajes turísticos bajo agua
La ciudad de Luján, 75 km al norte, fue una de las más afectadas y aún cerca de un millar de personas permanecen evacuadas, por la crecida del río Luján, que la madrugada del martes alcanzó 5,15 metros de altura.

“El río ha subido durante la madrugada, está en 5,15 metros. Rogamos que a partir de ahora, que se estabilizó, empiece a bajar”, dijo el secretario de Seguridad de Luján, Héctor Navarro.

El funcionario sostuvo que “es la primera vez que vemos este fenómeno”.

Allí, las inundaciones afectaron una histórica basílica neogótica construida en 1890 y consagrada a la Virgen de Luján, patrona de Argentina.

San Antonio de Areco, una tradicional ciudad y destino turístico en plena zona agrícola de la rica Pampa argentina, 120 km al noroeste de Buenos Aires, fue otro punto afectado por la crecida del río Areco que invadió incluso una ruta nacional.

“ Llovió mucho durante el fin de semana, 43 horas sin parar, y cayeron cerca de 100 milímetros. El desastre es muy grande ” , indicó Guillermo Guevara, de Vecinos Autoconvocados por la Autopista 8 a radio Continental.

Sale el sol y devela lo peor

Spinelli afirmó que “hay muchos lugares donde se perdió todo. Lo peor viene cuando el agua se va”.

En medio de acusaciones cruzadas entre el autoridades de la provincia de Buenos Aires y alcaldes de las zonas afectadas, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, defendió la realización de obras de infraestructura en todo el país.

“No todo está mal, se hizo mucho y bien”, dijo Capitanich en su habitual rueda de prensa, aunque admitió que “es necesario seguir haciendo”.

En la Capital, la situación regresó a la normalidad este martes soleado, tras cuatro días de mal tiempo en los que llovió lo que habitualmente llueve en tres meses, que provocó anegamiento de calles y cortes de electricidad.

En abril de 2013, la ciudad de La Plata, 62 km al sur, capital de la provincia de Buenos Aires, sufrió una crecida de arroyos tras caer 400 mm en seis horas, lo que costó la vida de 89 personas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)