12 de enero de 2016 09:10

Captura de narcos en Argentina devela reto de Mauricio Macri ante sistema de seguridad sin control

Camioneta de la policía en la que fue transportado Martín Lanatta. Foto: AFP

Camioneta de la policía en la que fue transportado Martín Lanatta. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 11
Agencia AFP

La persecución de tres sicarios que se fugaron de una cárcel argentina hace unos 15 días supuso la primera crisis del gobierno de Mauricio Macri, y aunque el lunes (11 de enero) ya estaban detenidos, el caso reveló el inmenso desafío que deben afrontar las nuevas autoridades ante un sistema de seguridad que el presidente considera “podrido”.

La fuga, producida desde una prisión de máxima seguridad en la que uno de los guardias dijo que por ser testigo de Jehová no estaba armado y que los sicarios portaban armas de juguete, se convirtió en una comedia de enredos que día a día siguieron de cerca las principales televisoras del país.

Los tres sicarios se fugaron el 27 de diciembre de una cárcel donde cumplían prisión perpetua por un triple crimen cometido en 2008 y relacionado con el tráfico de efedrina a México.

En estos días, las autoridades dijeron que les dieron pistas falsas cuando informaban de paraderos que al final ni pisaron. Los narcotraficantes terminaron prácticamente entregándose producto del cansancio, el hambre y la sed en una localidad ubicada a 660 km al norte de la cárcel de General Alvear de donde escaparon.

“Hay un sistema podrido. Lamentablemente, esta destrucción del Estado que se hizo nos dejó los peores escenarios, con una decadencia institucional y el no funcionamiento de ninguno de los poderes”, sostuvo Macri antes de las capturas.

El propio mandatario celebró el sábado la captura de “los prófugos” cuando sólo tenían a uno.

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich tardó el lunes en confirmar la detención de los dos restantes en una empresa arrocera en la localidad de Cayastá, en la provincia de Santa Fe, luego del papelón del sábado, cuando las autoridades anunciaron triunfales la captura de los tres, para luego admitir que solo tenían a uno, Martin Lanatta, jefe de la banda.

“Tuvimos muchas pistas falsas”, reiteró Bullrich en conferencia de prensa. “Este es el principio de una tarea que va a llevar años y que va a tener momentos desagradables y sinsabores. Hay tolerancia cero para las complicidades y para los amigos del narcotráfico”, agregó.

“Las piedras que pusieron en el camino las vamos a ir relatando”, afirmó.

Macri dijo estar “contento pero alerta” tras las detenciones, así como consciente de los problemas que las autoridades atravesaron con sus propias fuerzas de seguridad, especialmente con la policía de la Provincia de Buenos Aires, conocida en este país como 'La bonaerense', la más desacreditada entre la población.

Una fuga, muchas teorías 

Este caso había inicialmente conmocionado Argentina por el triple crimen de 2008, pero volvió a sacudirla en agosto pasado, cuando desde la prisión, uno de los condenados, Martín Lanatta (41 años), formuló denuncias por televisión que influyeron en la derrota de Aníbal Fernández, jefe de gabinete de la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015), que en las últimas elecciones fue candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires..

Desde la fuga de Martín Lanatta junto a su hermano Cristian (40 años) y Víctor Schillaci (33), en diciembre, la ciudadanía se divide entre aquellos que creen que las revelaciones de los narcos mancharán al actual gobierno y los que aseguran que es una trampa tendida por policías afectos al kirchnerismo.

“El amateurismo para gobernar no se puede cubrir con operaciones mediáticas”, escribió Aníbal Fernández, acusado por Lanatta de proteger a narcos, en una seguidilla de tuits este fin de semana.

Horacio Calderón, experto en temas de seguridad, dijo que “los hechos posteriores a la fuga, que desde su inicio marcaron un perfil muy poco ajustado a las tácticas de evasiones, han demostrado sin duda alguna la conexión entre la criminalidad y la política”.

Según Calderón, el caso ha revelado “un alto grado de corrupción e ineficiencia y de falta de preparación y conjuntez (de trabajo conjunto) de todos los componentes del sistema de seguridad de la República Argentina”, dijo en declaraciones a la AFP .

Macri, que ganó la presidencia fijando el tema de la seguridad y lucha contra el narcotráfico como una de sus prioridades, “enfrenta el desafío multifacético y multidimensional de la criminalidad organizada internacional y del narcotráfico en particular, desde los primeros días de su administración”, agregó el experto.

Mientras los tres prófugos se preparan para volver a la cárcel, la ministra de Seguridad alertó al país: “La problemática de la lucha contra el narcotráfico no va a ser fácil. Es un enemigo que se infiltra en todos lados, que se mete, que nos quiere comprar”, afirmó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)