1 de febrero de 2017 00:00

10 años para eliminar el arancel para motos de la Unión Europea

Vicente costales/el comercio  Maresa comercializa motos de las marcas europeas Piaggio, Vespa, Aprilia y Moto Guzzi. Hay talleres especializados.

Maresa comercializa motos de las marcas europeas Piaggio, Vespa, Aprilia y Moto Guzzi. Hay talleres especializados. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 46
Triste 4
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 23
Valeria Heredia

En un período de 10 años, el arancel para las motos provenientes de la Unión Europea (UE) se eliminará totalmente. La medida, que es parte del acuerdo comercial con este bloque, será gradual, es decir, cada año se reducirá en tres puntos porcentuales.

Esa desgravación arrancó desde el 1 de enero del 2017, pero el sector cree que este año el impacto será mínimo, ya que los aranceles, que es del 30%, son solo una parte del costo de la moto.

Genaro Baldeón, presidente de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade), explica que estos bienes están sujetos actualmente a un arancel más una sobretasa (salvaguardia). Según el modelo puede llegar al 65%.

“Con el acuerdo tendremos una liberación del arancel y esperemos que la salvaguardia pueda terminar de eliminarse en junio (del 2017) como estaba previsto y con esto tener mejores perspectivas para el mercado de motos”.

En Ecuador predomina la venta de motos de origen asiático, como Yamaha, Suzuki, Daytona, Motor Uno y otras. Mientras que las de origen europeo, entre las que están Vespa, Piaggio, BMW o Ducati tienen ventas marginales.

Apenas 196 de 19 775 motos que se importaron el 2016 fueron de origen europeo, según cifras de la Aeade. El resto de unidades se importó de Asia y de América.

Maresa es una corporación que comercializa cuatro marcas italianas en el país desde junio del 2016: Piaggio, Vespa, Aprilia y Moto Guzzi.

Estas marcas no son masivas por sus precios, que oscilan entre USD 8 000 y 10 000, según Carlos Mario Carmona, director de Proyectos de la marca de Maresa.

Con la reducción del arancel que se aplica desde enero del 2017, el precio de estos vehículos bajará unos USD 300 este año, “porque la reducción de tres puntos es al valor FOB (precio en aduana, que no contempla fletes)”, dijo Carmona.

Pese a que el ajuste del arancel no es alto en el primer año, Carmona considera que impulsará este segmento, aunque un beneficio real para el cliente se verá en 10 años, cuando ya no se pague aranceles.

Lo que sí impactará en el precio de manera inmediata será la eliminación total de salvaguardias, que será en junio. “Entonces el cliente empezará a ver una diferencia en materia de precios”. Según Cardona, esto significará unos USD 1 500 y 2 000 menos por moto.

Cuando la moto europea ya no tenga ni salvaguardia ni aranceles, los precios al público podrán oscilar entre USD
6 000 y 6 500.

Para hacer frente a la competencia, este grupo empresarial decidió apostar por una marca europea masiva: la italiana Aprilia.
Este tipo de moto se ensamblará desde este mes. “Es un transporte de uso cotidiano y sus precios van entre USD 1 500 y 1 800”.

Maresa cerró el 2016 con una venta de 80 unidades europeas a escala nacional. Se espera que este año se ensamblen 450 motos Aprilia.

El 2018 se prevé duplicar esta cifra. Y, además, ensamblar localmente unas 500 unidades de la moto Vespa.

Para Oswaldo Landázuri, presidente de la Asociación de Empresas Ensambladoras de Motocicletas y afines del Ecuador, los precios de las motos ensambladas en el Ecuador no se reducirán de forma significativa en el corto plazo con la vigencia del acuerdo comercial con la UE.

Una de las razones, señaló, es que las partes no provienen de Europa. La mayor parte de insumos para las motos ensambladas en el país son asiáticos y una parte que llega al 20% son partes ecuatorianas.

En el país se ensamblaron localmente alrededor de 70 000 motos al cierre de 2016, un 8% menos que el año previo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (24)
No (15)