27 de julio de 2015 19:17

Los apetitos del crimen organizado por el negocio de la energía renovable en Cerdeña

Una planta de paneles solares en Narbolia, Italia. Foto: Giuseppe Cacace/ AFP.

Una planta de paneles solares en Narbolia, Italia. Foto: Giuseppe Cacace/ AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia AFP
Narbolia

Los miles de paneles que brillan bajo el sol de la isla italiana de Cerdeña son el testimonio concreto del desarrollo impresionante del sector de la energía renovable que atrae al crimen organizado con sus poderosos tentáculos.

En toda Italia, pequeñas y grandes ciudades han adoptado la energía hidroeléctrica, geotérmica, eólica y solar gracias a las generosas subvenciones que ofrece el Estado.

Esos fondos estatales despiertan inmensos apetitos de las varias mafias locales y de hombres de negocios sin escrúpulos que ven una doble oportunidad: ganar dinero y “blanquear” capitales ilícitos.

Cerdeña, célebre por sus bellezas naturales y su mar de aguas turquesa, desde hace años padece una crisis económica por el cierre de fábricas que ha generado un alto desempleo.

Las autoridades locales decididas a relanzar su economía, han invertido en la creación de empresas para la producción de energía alternativa.

Ventosa, soleada, la isla está repleta de cardos y girasoles claves para la biomasa, por lo que Cerdeña se ha convertido en el segundo productor en Italia de energía eólica.

Con un desempleo juvenil que supera el 70%, la isla cuenta con las subvenciones estatales para relanzar ante todo la llamada empresa familiar, pero también para atraer a las grandes multinacionales.

Como las subvenciones son jugosas, se sospecha que muchas empresas hayan aprovechado la ocasión para hacerse con los fondos estatales de manera fraudulenta, según denunciaron varias asociaciones locales.

Según el fiscal Mauro Mura, la mafia está entrando en el sector de la energía renovable, debido a que ha descubierto el sistema a través de falsas empresas agrícolas para recibir los fondos sin que haya producción.

“La mafia invierte desde el 2013 en el sector de la energía renovable”, denunció recientemente la policía europea, Europol.

“Se trata de obtener subvenciones para los agricultores que han instalado paneles solares, los cuales están autorizados a vender el excedente producido a terceros”, contó Pietro Porcedda, de 63 años, miembro de la Asociación para la salvaguarda del territorio.

Se va el dinero

En la periferia de la localidad de Narbolia, una empresa china instaló 107 000 paneles solares para 1 600 invernaderos, destinados oficialmente para la producción de áloe.

El resultado es que en vez de áloe sólo hay maleza, en una suerte de catedral en el desierto.

Sin embargo, la empresa china recibe los beneficios de la venta de energía solar al gigante italiano Enel, según denunció Porcedda.

Un negocio redondo, con poco esfuerzo y mucha ganancia, a través del cual enormes cantidades de dinero se van fuera de Italia y no deja beneficio alguno a la isla.

“Prometieron 60 puestos de trabajo, sólo crearon cuatro”, asegura.

El 7,5% del consumo de electricidad en Italia proviene de la energía solar, uno de los mayores porcentajes entre los países de occidente.

El gobierno italiano decidió el año pasado reducir las subvenciones tras las protestas de los usuarios por el cobro al año de 94 euros en el recibo de electricidad para subvencionar la llamada energía limpia.

“Las subvenciones eran altísimas”, cuenta Rosetta Fanari, de 47 años, que produce el célebre queso de cabra ricotta con un generador solar ultra moderno.

“Tenemos que defender el ambiente y la población de la isla”, sostiene, un objetivo que algunos han logrado.

La bióloga Manuela Pintus, elegida alcalde de Arborea, es un ejemplo de ello.

Logró suspender el programa de exploraciones de gas en una zona protegida para pelícanos.

“Destruiremos todo si votan por Manuela”, fue la campaña que lanzaron para impedir su elección, una amenaza que no surtió efecto entre los electores de su pueblo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)