9 de January de 2010 00:00

Su anuncio del pico y placa desató críticas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Augusto Barrera. Alcalde de Quito

Redacción Quito

El alcalde Augusto Barrera encendió un acalorado debate sobre la problemática de la movilidad en la capital. Autoridades de control, concejales y representantes de la ciudadanía recibieron el anuncio de una posible restricción vehicular con más inquietudes que entusiasmo. 

La mañana del pasado lunes, Barrera anunció, durante una rueda de prensa en el salón del Escudo del Municipio, el inicio de una medida restrictiva a la circulación de vehículos particulares en las horas pico.

Quién es
Desde el 31 de julio del año pasado es el Alcalde de Quito. Una de sus principales propuestas de campaña fue mejorar la movilidad en la capital.
Lo que hizo
El año pasado, Barrera anunció que desde este mes se iba a aplicar una medida que restringiría la circulación vehicular para mejorar el tránsito en la urbe.
Lo que dijo
El Alcalde aseguró que están en coordinación institucional con la Policía para ejecutar el proyecto de restricción. El lunes se presentará el detalle del plan.

Barrera ya anticipó el anuncio de la medida el pasado  noviembre, durante una entrevista concedida a este Diario. Durante el diálogo, el Alcalde dijo que el Municipio trabajaba en un nuevo modelo de pico y placa y en un mecanismo de clasificación del parque automotor.  Este modelo, cuyo enfoque  -dijo Barrera- era el de fortalecer el transporte público, iba a aplicarse en  2010.

Luego del anuncio, el secretario de Movilidad, Carlos Páez, explicó de manera general las razones que impulsaron la decisión política del Alcalde. 

El crecimiento horizontal de la ciudad, la limitada conexión vial con zonas en expansión, el déficit de transporte público, el incremento de viajes motorizados, la mala distribución de servicios y la concentración de viajes hacia el hipercentro de la ciudad fueron algunos de los argumentos del funcionario. Pero los estudios que sustentaban la factibilidad de aplicar una medida restrictiva aún estaban por concluir.

Frente a esa situación, las autoridades municipales de movilidad solo alcanzaron a calcular  que el flujo vehicular podría reducirse en un 20%, en las horas pico (de 07:00 a 09:00 y de 17:00 a 20:00). Esto significa la salida de 80 000 vehículos en un parque automotor que supera los 400 000 autos.

El presidente de la comisión de Movilidad del Concejo Metropolitano, Patricio Ubidia, dijo que la decisión política pretende racionalizar el uso de los vehículos particulares  para mejorar el tránsito. Pero los detalles sobre el modelo de aplicación, los procedimientos para el control y la sanción aún eran desconocidos.

Ubidia dijo que hasta el martes aún se analizaba si el proyecto será aplicado a través de una resolución o una ordenanza.

En la Dirección Nacional de Tránsito también se desconocía el plan restrictivo. El vocero de la Policía, Juan Zapata, dijo que la falencia de personal obliga a planificar con antelación los operativos de control, por lo cual ellos necesitaban conocer el mecanismo de restricción para planificar el  operativo de control. 

Pero el proyecto no solo era desconocido para la Policía. El director provincial de tránsito, Xavier Redrován, tampoco conocía los detalles de la restricción.

Los concejales y algunos miembros de la Comisión de Movilidad también se enteraban de la medida restrictiva a través de los medios de comunicación.

La mañana del jueves, Páez expuso ante el Pleno del Concejo el plan de gestión de movilidad que contiene 24 ejes programáticos, entre los cuales se incluye el plan de restricción vehicular.

Luego de la exposición varios concejales mostraron su inquietud por la falta de difusión del proyecto de movilidad  al interior de la Municipalidad.

Además, los ediles hicieron observaciones por la falta de claridad sobre el cronograma de aplicación  y los detalles del control y las sanciones. La falta de estudios técnicos y de alternativas eficientes de movilización para los cientos de personas que dejarán de usar sus vehículos particulares también fueron cuestionados por los concejales presentes. 

Los representantes de organizaciones ciudadanas, transportistas, entidades de control y los ciudadanos también cuestionaron el plan. Mónica Heller, del Observatorio de Movilidad, dijo que este proyecto se lanzó sin haber realizado un estudio técnico  que respalde la decisión del Cabildo. Para Diego Puente, de Ciclópolis, la medida debe ir acompañada de un mejor sistema de transporte público y una campaña donde se den a conocer nuevas alternativas de movilización. 

La tarde del miércoles, el Municipio invitó a debatir públicamente el tema. Vladimir Jara, de la Unión de Taxistas de Pichincha, aseguró que el transporte público está en capacidad de absorber el incremento de la demanda de pasajeros que generará la medida. Pero aclaró que la tarifa no guarda relación con la calidad del servicio.

El próximo martes se prevé una reunión de trabajo entre la Policía y el Municipio para analizar los detalles técnicos y operativos de la restricción. Sin embargo, el Alcalde todavía no define una fecha de inicio de la medida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)