10 de octubre de 2017 11:47

Tres firmas envueltas en las anomalías del Poliducto Pascuales-Cuenca

A través del Poliducto se transporta combustibles y gas a seis provincias del país. Foto: Archivo / EL COMERCIO

A través del Poliducto se transporta combustibles y gas a seis provincias del país. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 46
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Gabriela Quiroz y
Giovanni Astudillo (I)

Inspecciones de obra, peritajes e informes técnicos revelan las inconsistencias en la contratación y construcción del Poliducto Pascuales-Cuenca, que derivaron en un mayor costo.

A través del Poliducto se transporta combustibles y gas a seis provincias del país, pero la obra está inconclusa, con más de 100 objeciones a la construcción. Su costo bordea los USD 623 millones, cuando el precio referencial fue de USD 272,2 millones.

En la obra participaron empresas salpicadas por denuncias de corrupción. La contratante fue Petroecuador, los estudios previos los realizó Caminosca, la construcción la asumió Odebrecht y Egis International la fiscalizó.

Pero la demanda que presentó Carlos Pareja Yannuzzelli, exgerente de Petroecuador, recayó sobre Caminosca, por supuestas falencias en la ingeniería por USD 150 millones. El caso se tramita en el Tribunal Distrital de lo Contencioso Administrativo No. 1 de Quito.

El contrato de los estudios de ingeniería básica y de detalle lo firmó Eduardo Jácome, exaccionista de Caminosca, en el 2008 con el aval de la Procuraduría y la Contraloría. Se dividió en dos tramos: el primero abarcó los estudios por USD 3,4 millones y el segundo la fiscalización y el gerenciamiento por USD 6,7 millones. Jácome es investigado en La Florida por presunto pago de coimas para obtener contratos.

Petroecuador retiró la fiscalización a Caminosca

Caminosca entregó estudios de ingeniería y detalle (85 tomos) en 2009 y ese mismo año se extendió un certificado de que los trabajos finalizaron. Los estudios fueron revisados por 10 fiscalizadores. Entre ellos, Marcelo Cevallos, quien habría recibido coimas por hasta USD 1 millón de Odebrecht, según José Terán, preso en el caso de supuesta asociación ilícita que lleva el juez Miguel Jurado.

El acta de entrega-recepción definitiva se firmó dos años y medio después sin reparos de Petroecuador ni de Contraloría, el 21 de agosto del 2013.

Un mes después (25 de septiembre), Petroecuador firmó un convenio de terminación anticipada por mutuo acuerdo con Caminosca. Lo suscribió Ramiro Carrillo, exgerente de Transporte de la petrolera estatal y quien cumple arresto domiciliario por las presuntas coimas de Odebrecht.

Para octubre de ese año, Carrillo concretó la firma del contrato con Odebrecht para construir el poliducto por USD 369,9 millones, 97,6 millones más de lo presupuestado (272,2 millones).

Luego el funcionario suscribió el contrato de fiscalización con Egis por USD 20,6 millones, tres veces más de lo pactado con Caminosca. Carrillo firmó ambos acuerdos con poderes especiales otorgados por Marco Calvopiña, exgerente de Petroecuador preso por presuntos peculado y delincuencia organizada.

Esta delegación, según Calvopiña, fue por resolución del Directorio de Petroecuador del 18 de abril del 2013. El Directorio estuvo integrado por el exministro de Hidrocarburos, Wilson Pástor; Augusto Espín, delegado del expresidente, Rafael Correa; y Jéssica Andrade, de Senplades.

La australiana Cardno, que compró Caminosca y descubrió el esquema de sobornos de los exaccionistas, solicitó dentro de este caso que un perito analice las condiciones de su contrato y el de Egis.

Entre sus conclusiones señala que a Caminosca y su personal se le evaluó capacidad técnica, administrativa, antecedentes y experiencia, mientras que a Egis no se le pidió antecedentes ni experiencia. El monto del contrato de Egis fue mayor en USD 13,9 millones.

A Caminosca le demandaron varias garantías, a Egis ninguna y así está en el contrato (cláusula séptima).

6 años sin observaciones a la firma Odebrecht

En el contrato con Odebrecht se establece que su primer objetivo era la revisión y validación de la ingeniería entregada por Caminosca.

Por esta razón, la defensa de Cardno-Caminosca argumenta que ni la fiscalizadora ni Petroecuador hicieron que Odebrecht cumpla la obligación de revisar, validar, actualizar la ingeniería para su correcta ejecución. “…Pretenden que los cambios realizados sin sustento técnico en la ejecución del proyecto sean gratuitamente atribuidos a supuestas falencias en la ingeniería...”.

Recién en octubre del 2015, Pareja Yannuzzelli, quien está preso por cohecho y otros delitos, presentó la demanda con base en un informe de Egis.

En el documento se detallan 10 incrementos de cantidades de obra, rubros nuevos, un estudio geotécnico adicional y cinco variantes en la ruta del Poliducto. En total se estableció un perjuicio de USD 126,5 millones en contra de Caminosca.

Según los documentos de Egis y Petroecuador que constan en el juicio, estos cambios autorizados por la petrolera durante la construcción, fueron “omitidos en la ingeniería básica y de detalle”.

Tanto planos como documentos de la ingeniería de Caminosca fueron aprobados por Álvaro Chávez, como subgerente de Proyectos. En el 2015 emitió un informe, en el cual establece que el aumento de costos está relacionado con “deficiencias en los estudios de ingeniería desarrollados por Caminosca”.

Egis también hizo el nuevo estudio geotécnico, por el que cobró USD 1,8 millones, debido a que los entregados por Caminosca supuestamente tenían deficiencias, como no considerar áreas que presentaron deslizamientos.

Cardno-Caminosca cuestiona que el informe técnico modificado de geotecnia no presenta un solo cálculo de sustento ni un plano producto del estudio pormenorizado que avale los cambios realizados. Y añade que sus estudios costaron el 10% del contrato (menos de USD 350 000) y aprobaron los fiscalizadores de Petroecuador.

La Contraloría, al mando de Carlos Pólit, hoy prófugo, hizo una auditoría, pero no estableció ninguna responsabilidad.
A Egis también se la relaciona con Odebrecht por participar en el proyecto de carreteras de la Ruta del Sol, en Colombia. Esta obra está investigada por pago de sobornos.


Variantes cuestionadas en las inspecciones

Dentro del litigio se realizaron en Cañar dos inspecciones por cada una de las cinco variantes de la ruta del poliducto, que fueron pedidas por Petroecuador y Caminosca.

En la visita a la zona de Javín, en julio pasado, Egis dijo que se realizó una variante, que significó un alza de costo. Pero René Pilligua, técnico de Petroecuador, aseguró que el ducto pasa por el mismo sitio previsto originalmente, aunque se hicieron trabajos adicionales por la falla geológica existente. Reconoció que parte de estas labores estaban en el diseño original, pero no todas. Esto consta en el audio e informe de la inspección.

En el sector Honorato Vázquez, Caminosca planteó construir un puente para que el ducto pase sobre la quebrada de Ingapirca, pero Odebrecht decidió enterrar el ducto, para lo cual cambió el trazado y realizó cortes en las laderas.

En esa inspección del 22 de septiembre, el ingeniero José Luis Mohedano explicó que la variante propuesta por Egis le significó a Petroecuador un ahorro y que el conjunto de falencias e incongruencias de la ingeniería fue lo que generó aumentos de cantidad, pero tampoco especificó valores.

Tras su intervención, Mateo Borrero, abogado de Cardno-Caminosca, cuestionó que, si el puente generaba complicaciones adicionales, cómo es que la variante sea más costosa. También, consultó ante los jueces y el procurador de Petroecuador a quien representaba Mohedano, pues el día anterior en otra inspección realizada en Jalupata se presentó como parte de Egis y ese día como de Petroecuador. Mohedano no está en la nómina de la estatal petrolera.

Este Diario envió un cuestionario a Egis, pero el 2 de este mes indicó que está a la espera de tratar su actual situación contractual con la gerencia de Petroecuador.

Desde que se destapó el escándalo de corrupción de Odebrecht, la Contraloría volvió al poliducto y en agosto pasado fijó una glosa a Caminosca por USD 126,5 millones, que constan en la demanda. En su informe consta el mismo cuadro de incrementos de obra sin los costos de cada una de las variantes, que están siendo inspeccionadas y que los jueces determinarán si generaron un mayor costo.

EL COMERCIO solicitó una entrevista al actual gerente de Petroecuador. El 29 de septiembre dijo estar dispuesto a darla en una fecha futura, pero hasta el viernes no confirmó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)