2 de January de 2010 00:00

El Año Nuevo 2010 llegó con júbilo y pasión

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción  Mundo.
 
Dos millones de personas colmaron en Río de Janeiro las arenas y la famosa Avenida Atlántica (costanera) de Copacabana para celebrar el ‘Réveillon’, la vigilia del Año Nuevo, la segunda fiesta popular más importante de la ciudad después del Carnaval.
Como todos los años, la atracción central del festejo fue el show de fuegos artificiales que comenzó a la medianoche del 31 y se extendió durante los primeros 15 minutos de 2010.

Contra todas las previsiones meteorológicas -que tras varios días de tormentas intensas anunciaban más temporales por la noche- a última hora de la tarde la lluvia dio una tregua y el ‘Réveillon’  transcurrió con el cielo casi despejado y una visibilidad que benefició al ‘show’.
 
Con 16 toneladas de material pirotécnico, lanzado desde ocho balsas ubicadas en el mar, el cielo de Copacabana se iluminó con luces que formaron, entre otros efectos especiales, corazones, montañas y el  diseño de olas de la costanera de Copacabana.

Mientras una metrópolis como Río festejaba a lo grande, en ciudades pequeñas como Tegucigalpa hubo más modestia. Hartos de la crisis política en la que se hundió su  país con el golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya, los hondureños quemaron  muñecos de quienes ven como culpables de la crisis, incluido el propio mandatario depuesto. La figura del presidente de facto Roberto Micheletti y  la del mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, ardieron con estruendo de petardos, los últimos minutos de  2009
 
Esas celebraciones callejeras y populares contrastaron con las sofisticadas de otros lares. Por ejemplo, el concierto de música clásica más mediático del mundo, el de Año Nuevo de la Orquesta filarmónica de Viena,  dirigido por  el músico  francés Georges Prêtre, es consagrado al vals vienés de Strauss y su  origen se remonta a 1939. Al concluir, fue ovacionado durante tres  minutos por el público, en la magnífica sala del Musikvrein, decorada con 30 000 flores traídas de San Remo, en la Riviera italiana.

En Europa no faltó quien se bañe con ocasión del  Año Nuevo. Unas 8 600 personas se bañaron ayer en la playa holandesa de Scheveningen (Mar del Norte, junto a La Haya), desafiando las gélidas temperaturas. La tradicional inmersión del Año Nuevo se dio  a  pesar de la temperatura de 4° bajo cero,

 También  hubo desgracias. Unas  766 personas fueron heridas en accidentes de tránsito y con fuegos artificiales al  festejar el Año Nuevo en Argentina.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)