15 de March de 2015 18:59

Cléver Jiménez cumple un año en la selva

En abril del 2014, Jiménez atendió a la prensa en Sarayaku. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO.

En abril del 2014, Jiménez atendió a la prensa en Sarayaku. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 66
Triste 2
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 30
Estefanía Celi R.
Redactora (I)

La defensa del exasambleísta de Pachakutik Cléver Jiménez y de su asesor, Fernando Villavicencio, trabaja intensamente. Este sábado 28 de marzo  se cumplirá un año desde que se emitió la boleta de captura, en cumplimiento de la sentencia que los halló culpables del delito de injurias contra el presidente de la República, Rafael Correa.

El fallo de la jueza Lucy Blacio los sentenció a un año de cárcel. Ese tiempo ya ha pasado y no se ha logrado detenerlos. Por ello, sus abogados buscan que se declare la prescripción de la pena, de acuerdo con lo establecido en el Código Penal.

La normativa, en el artículo 107, establece que las penas privativas de la libertad, por delito, prescriben en un tiempo igual al de la condena. “La prescripción de la pena comenzará a correr desde la medianoche del día en que la sentencia quedó ejecutoriada”, dice.

Julio César Sarango, abogado de Jiménez y Villavicencio, señala que el fallo se ejecutorió el 13 de marzo del 2014, cuando se rechazó el último pedido de aclaración que pidieron.

Sin embargo, aún no reciben ninguna respuesta de la Corte Nacional de Justicia. Blacio, la jueza que los sentenció, fue separada de su puesto en enero pasado, en la renovación de esa instancia. Por ello, el pedido de Sarango necesita ser resorteado entre los magistrados.

“Estamos luchando para que siquiera en esta etapa le hagan justicia. Pero tenemos un gran inconveniente: nos ponen pretextos de que todavía no sortean el caso, que los jueces no se han posesionado”, asegura.

Hasta que no haya la orden judicial que determine la prescripción de la pena, Jiménez y Villavicencio no abandonarán su refugio, cuya ubicación es desconocida y que las autoridades no han logrado rastrear.

La última aparición en público de Jiménez y Villavicencio fue en abril. Estuvieron en el centro poblado de la comunidad de Sarayaku, en la provincia de Pastaza. Pero aunque la Policía envió una delegación, no fueron entregados por los habitantes del pueblo.

Desde este paradero desconocido, el exasambleísta presentó el libro ‘Los secretos del feriado’, y Villavicencio publicó ‘Sarayaku: la derrota del jabalí’, en noviembre.

Ahora su paradero es desconocido. Sarango simplemente señala que están “a buen recaudo en la selva”, pero se niega a dar más detalles.

Mientras tanto, en todo este año no se ha hecho público ningún resultado de la investigación que derivó en el allanamiento de la vivienda de Villavicencio y la oficina de Jiménez, en donde -según ellos- se guardaban documentos y denuncias de corrupción del actual Régimen.

El operativo se realizó en diciembre del 2013 y la Fiscalía anunció que con él se dio inicio a una indagación previa por supuesto espionaje, según el presidente Correa, a él y a otros funcionarios como el vicepresidente Jorge Glas y el secretario jurídico, Alexis Mera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (1)