29 de November de 2009 00:00

Anís: Remedio para la gripe porcina

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

A pesar de que  el anís estrellado y el anís verde  pertenecen a  distintas familias botánicas,  las dos especias tienen las mismas propiedades y  el mismo principio activo, el anetol.

Savita  Wack
Especialista

Nació en la India, vive en Alemania y es una visitante frecuente del Ecuador. Aunque su oficio tiene que ver más con lo comercial y el diseño, la especería es una de sus pasiones y ha dedicado tiempo a investigarla.

El anís verde o el anís común es el más conocido. Sus propiedades culinarias y medicinales son  las mismas que el anís estrellado, que es menos conocido.

Este anís es el fruto de un árbol  de 5 metros  de altura  originario de China. Sus hojas  recuerdan al laurel y  las flores a la magnolia. Al madurar, los  frutos  con sus seis a ocho carpelos  se abren formando una estrella. Poseen unas semillas de color café,  brillosas y  suaves, lo cuales se usan en la elaboración de panes y pasteles.

Las posibilidades de utilizar el anís estrellado  son interminables.  Es la especia básica en la preparación del ‘polvo cinco especias’, empleado tradicionalmente en la gastronomía china. Se lo usa  en la preparación de sopas y  marinadas de carnes asadas. Ambos tipos forman una parte de la composición del garam masala, lo cual se emplea en comidas hindúes.

Las infusiones del anís  alivian problemas digestivos y respiratorios. Son solo   para adultos y se utilizan en dosis bajas. Debido al anetol, las  cantidades grandes causa intoxicación.

Hoy en día, el  cultivo del anís estrellado se hace principalmente en la China y otras zonas cálidas y húmedas de las Américas.

El anís estrellado  es la fuente industrial y  el componente básico  del Tamiflu: el único medicamento recomendado por el tratamiento de la influenza porcina. No obstante, que el 90% de la cosecha mundial  es por la elaboración de este medicamento, Tamiflu es escaso debido a la  producción limitada del anís estrellado.

Para   aromatizar los licores se emplea la esencia de ambos tipos de anís, el anetol.  Una vez asilada, la esencia pierde todas sus  virtudes curativas. No solo es por el alcohol, sino también por los efectos tóxicos  del anetol,  como cuando se toma unos tragos del anisado  Pájaro Azul, que uno puede quedar  “hecho pedazos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)