19 de noviembre 00:00

Diálogo y dudas en Colombia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 29
Triste 0
Indiferente 6
Sorprendido 20
Contento 3
Dennis Rodríguez

Dennis Rodríguez P. 
Editor (O) @degeropa111

“El compromiso de las FARC con la paz está a prueba”, ha dicho el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, a raíz del secuestro por esa guerrilla del general del Ejército Rubén Darío Alzate. La retención se produjo el domingo pasado. Desde ese día ha dado pábulo a una serie de conjeturas, algunas de ellas aderezadas por la ficción.

En realidad, a despecho de las palabras de Santos, en la Colombia del posturibismo, es el propio diálogo de paz -que adelantaban en Cuba el Gobierno de Bogotá y los subversivos- el que está a prueba. Siempre lo estuvo, desde su inicio, en el 2012.

¿Por qué está bajo una mirada crítica? Porque el uribismo, desde hace dos años, ha torpedeado de todas las maneras posibles las negociaciones de paz, que la mayoría de colombianos avala. Ya es conocido que el expresidente Álvaro Uribe Vélez milita por la línea guerrerista y que desecha un acuerdo de pacificación, para poner término a más de medio siglo de conflicto interno. Y ha expresado sus razones a través de todos los foros y medios posibles.

Planteadas así las cosas, el episodio alrededor de Alzate, nada menos que el oficial de más alto rango que ha sido capturado por las FARC, exhibe cabos sueltos. Uno de ellos, quizá el más serio, se refiere a si la cúpula de la guerrilla de corte marxista mantiene o no el control sobre los mandos medios. Si la respuesta es negativa, entonces, las dudas alrededor de los diálogos en La Habana crecerán en forma exponencial.

Otro, asimismo grave, coloca los reflectores sobre la figura del secuestrado. ¿Por qué? Por muchas razones. ¿Qué hacía vestido de civil y sin escolta en el departamento del Chocó, una de las áreas de influencia de los armados dirigidos por ‘Timochenko’?

Lo cierto es que el oficial, con más de tres décadas de servicio en las Fuerzas Militares, ha terminado por ‘dar papaya’ a las FARC y, de paso, a los contradictores de la paz. Si los diálogos en Colombia superan esta prueba, dependerá no solo del propio Santos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)