6 de noviembre de 2015 19:59

Amigos y familiares despidieron a Pedro Simbaña en el cementerio de Calderón

Miembros de la Banda de Paz del Colegio Central Técnico cargaron el féretro de Pedro S. Foto: Alfredo Lagla/El Comercio

Miembros de la Banda de Paz del Colegio Central Técnico cargaron el féretro de Pedro S. Foto: Alfredo Lagla/El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 45
Triste 110
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 10
Érika Guarachi

Fueron casi 80 minutos de recorrido desde la iglesia al cementerio de San Miguel de Calderón. A paso lento familiares, amigos y vecinos caminaron por la calle Manuel Oropa Tío y luego siguieron por una vía de tierra y piedras.

Se trataba de una marcha fúnebre para despedir a Pedro Simbaña, de 16 años, quien falleció la tarde del miércoles 4 de noviembre, a unas cuadras del Colegio Central Técnico.

Al salir de la iglesia de San Miguel se escuchó la canción Vasija de Barro. Primero salió el féretro cargado por integrantes de la Banda de Paz del colegio.

Detrás de ellos, su familia dejó la iglesia y posteriormente el ministro de Educación, Augusto Espinosa, junto con el rector del establecimiento, Luis Rosero.

A las 14:35 de este viernes 6 de noviembre, el féretro subió a una furgoneta y detrás de ellos, amigos, vecinos y familiares se dirigieron al cementerio. En el interior de la furgoneta viajaban la madre, que llegó este día de España, y otros cuatro familiares.
La Banda de Paz tocó durante todo el recorrido hasta antes de llegar a la puerta del cementerio.

Algunas personas en el trayecto rezaban, lloraban o mirando hacia el piso caminaban. Varios llevaron flores para despedir a Pedro Simbaña.

Al llegar al cementerio, un grupo de la Banda de Paz del plantel se quedó y otro avanzó con los allegados a la familia.
El dolor expresado en llanto, a medida que se acercaban a la tumba donde sería enterrado el chico, aumentó.

Tardaron varios minutos en llegar. El ataúd fue cargado por sus compañeros.

En el cementerio la tierra seca se empezó a humedecer pues una ligera lluvia cayó, pero cesó pocos minutos después.

Cuando el féretro llegó a donde iba a ser enterrado, uno a uno de los familiares y amigos se despidieron del joven. Le dieron la bendición y lo abrazaron. Mientras, algunas personas alrededor de la escena lloraban desconsoladamente.

Cuando el féretro fue movido para colocarlo en la tumba, la madre de Pedro Simbaña se desmayó. Rápidamente la retiraron hacia un costado para darle agua. En este cementerio el joven fue enterrado cerca de las 16:00.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (39)
No (7)