1 de agosto de 2014 06:31

América latina 'sorprendida' por la 'masacre' en la Franja de Gaza

Mujeres palestinas inspeccionan los daños a su casa en Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza el 1 de agosto de 2014. Foto: AFP

Mujeres palestinas inspeccionan los daños a su casa en Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza el 1 de agosto de 2014. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 36
Triste 4
Indiferente 47
Sorprendido 263
Contento 0
DPA

Los gobiernos y órganos internacionales latinoamericanos reaccionaron esta semana con "sorpresa" e "impotencia" ante la "masacre" en Gaza, marcando en distintos tonos sus distancias diplomáticas con Israel.

Argentina y Chile, los países de la región presentes en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, cuestionaron la acción de Israel y lamentaron a su vez las bajas, que ascienden a casi 1 500 personas.

Desde Buenos Aires, el gobierno de Cristina Kirchner pidió además "apoyar los esfuerzos" por "un cese del fuego inmediato y duradero" y responsabilizó a Israel de la seguridad de sus conciudadanos en la zona, como el sacerdote Jorge Hernández, de la parroquia de la Sagrada Familia, quien protege a refugiados en ese lugar.

Argentina lamentó que "por tercera vez en menos de seis años la población civil" haya quedado "atrapada en medio de las acciones armadas de Hamas y el uso desproporcionado y excesivo de la fuerza militar por parte de Israel".

Aunque admitió en sus comunicados oficiales el problema de los ataques con morteros a Israel, Chile enfatizó que las acciones del gobierno de Benjamin Netanyahu "no respetan normas fundamentales del Derecho Internacional Humanitario".

El canciller Heraldo Muñoz, ex subsecretario general de Naciones Unidas hasta marzo, además habló de "acciones desproporcionadas" y citó al embajador de su país en Tel Aviv, Jorge Montero.

En Chile, donde reside la más numerosa e influyente comunidad palestina en occidente, con 400 000 personas que ocupan altos cargos en los poderes del Estado y el empresariado, el conflicto llegó a las calles, con marchas en apoyo a la Franja de Gaza.

"Hay que detener la masacre", reiteró en las redes sociales el alcalde Daniel Jadue, líder de la comunidad palestina en Chile, quien mantiene un estrecho lazo con chileno-palestinos en Oriente Medio, como Xavier Abu Eid, miembro del equipo negociador de la OLP.

A nivel continental, el secretario regional de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, admitió directamente "impotencia" ante la escalada de muertos.

"Estoy sorprendido de las limitaciones que los organismos internacionales tienen para detener y cambiar el curso de cosas como las que están ocurriendo en Gaza", sostuvo el diplomático.

En esa perspectiva, Insulza lamentó que no exista una institucionalidad internacional que "actúe inmediatamente para sancionar barbaridades", como las de Gaza o Ucrania, dijo.

"Debemos detener este conflicto ya", coincidió desde San José, Costa Rica, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en gira por la región.

Desde Caracas, en tanto, los presidente del Mercosur también alertaron esta semana sobre las consecuencias del conflicto para los civiles, en el marco de la 46 reunión del bloque.

Brasil, la mayor economía y fuerza diplomática regional, condenó abiertamente los hechos, en medio de un entrevero con el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, Yigal Palmor, quien calificó al país sudamericano como un "enano diplomático".

Sin matices, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, restó toda justificación a los hechos. "Lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza no es genocidio, pero creo que es una masacre y una acción desproporcionada.

No es posible matar mujeres y niños", subrayó. Los gobiernos bolivarianos de la región condenaron al unísono los hechos desde Cuba, Nicaragua y Bolivia.

"Israel pasa a la lista de países terroristas", dijo incluso el presidente boliviano, Evo Morales, quien ordenó revisar un acuerdo de visados vigente con Israel desde 1972.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fue incluso más allá y propuso crear en su país una casa para recibir y atender a niños palestinos que hayan quedado huérfanos tras la ofensiva militar de Israel en la Franja de Gaza.

"He decidido crear una casa de abrigo con el nombre de (el fallecido presidente) Hugo Chávez para traer a niños y niños heridos en la guerra, y aquellos niños y niñas que han quedado sin sus padres, sin sus madres, que han quedado huérfanos. Vamos a traerlos a Venezuela", indicó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)