15 de abril del 2015 00:00

Amenazas al Alcalde de Tabacundo interrumpieron el recorrido de Correa

Amenaza

Un helicóptero sobrevoló la zona después de la supuesta amenaza de atentado contra la seguridad del presidente Rafael Correa, en Tabacundo. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 86
Triste 8
Indiferente 26
Sorprendido 20
Contento 275
Santiago Estrella
Editor (I)
sestrella@elcomercio.com

Una supuesta amenaza en contra del presidente Rafael Correa despertó las alarmas, ayer, 14 de abril, durante su recorrido por el norte de la provincia de Pichincha. De pronto, se vio que un contingente de aproximadamente 150 militares rodeó la plaza 1 de Mayo de Tabacundo, en donde se debía llevar a cabo el almuerzo popular con el Mandatario, y por los altoparlantes se anunció que se suspendía el encuentro y que debían desalojar la plaza.

La amenaza, a través de un mensaje de texto, había llegado al alcalde de Tabacundo (cabecera cantonal de Pedro Moncayo), Fran Gualsaquí, aproximadamente a las 14:00. Así lo confirmó el presidente Correa durante el conversatorio que se realizó en el Rancho Manabita, en donde se alojaba luego del encuentro con unos 5 000 campesinos de la parroquia de Cangahua, en el que sostuvo que no se dará por finalizado el Seguro Social Campesino.

“¿Qué has pensado, que eres el salvador del pueblo? Estás mal, te matamos junto a Correa. Hoy lo verás”, decía el primer mensaje. El segundo, aumentaba aún más su proporción: “Ya lo verás... cómo mueren muchas personas hoy en el parque. Hoy está visto”.

Correa

El recorrido de Correa empezó en la Escuela Ernesto Noboa. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Más tarde se conoció que el dueño del teléfono fue detenido, y que se defendió diciendo que le habían robado el celular.

Durante la concentración en el parque, hubo momentos de incertidumbre. Nadie sabía de qué se trataba ni se daba a conocer versión oficial alguna. El Presidente nunca llegó al almuerzo y los invitados ya habían terminado el caldo de gallina que se sirvió de entrada y esperaban aún la fritada. Entonces hubo rumores y versiones extraoficiales sobre un posible atentado en contra de Rafael Correa. Otros hablaban de que se trataba de una bomba.

Se suspendió la visita al centro médico del Seguro Social Campesino de Tabacundo y se cambió el lugar del conversatorio del Presidente con los medios del Municipio al Rancho Manabita. “No tenía pensado descansar”, pero Seguridad le recomendó quedarse en ese hotel hasta que se tranquilice todo. El Mandatario también dijo que muchos considerarán eso como una supuesta libertad de expresión y que “ojalá (el autor de la llamada) no sea político, porque se va a convertir en preso político”.

Tabacundo

El Presidente se movilizó hacia la zona por vía terrestre. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

La seguridad del Presidente, policías y militares requisaron a todos los asistentes, pidieron sus números de cédulas y nombres antes de dejarlos ir.

Pero este movimiento inu­sual de efectivos ya se había notado durante el encuentro de Correa con gente del Seguro Social Campesino. Fueron 15 automóviles, ambulancia incluida, los que conformaban el contingente. Fuera de grabación, ya se había dicho que se conocía que algo se fraguaba en contra del Mandatario. Funcionarios de Presidencia dijeron que se trataba de una alerta de seguridad, que se genera cuando hay algo que no está del todo confirmado. El Presidente se regresó a Quito en helicóptero, alrededor de las 18:00. El Alcalde de Tabacundo interpuso la denuncia para que se investigue el hecho.

El Seguro Campesino

Correa subió a los 3 400 metros sobre el nivel del mar para reunirse con los miembros del Seguro Social Campesino de San Vicente de Cangahua, que pertenece a Cayambe. Fue junto al presidente del Directorio del IESS, Richard Espinosa.

Allí defendió su proyecto de modificación del subsidio a la Seguridad Social, que corresponde al 40% de las pensiones jubilares, y denostó a todos aquellos que afirman que va a desaparecer el Seguro Social Campesino. “Se los doy por firmado: no va a cambiar, no va a desaparecer”, dijo.

Sostuvo que el país no puede seguir manteniendo “el subsidio más ineficiente y absolutamente innecesario. Es un gasto público inmenso de USD 1 100 millones anuales. Eso es como 350 millones más que el subsidio al gas”. Además, dijo que al contrario de lo que todos piensan, es este Gobierno el que, vía Constitución, hizo del Seguro Social algo universal y que el desafío ahora es involucrar a más sectores de la sociedad: informales y choferes, entre otros, más allá de las amas de casa, que se sumarán si se aprueba la nueva ley.

Seguro Campesino

Representantes del Seguro Campesino se reunieron con él. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Elogió el trabajo que está haciéndose en el Seguro Social Campesino, que antes tenía “quioscos” en lugar de centros médicos, sin capacidad alguna de atender las múltiples necesidades de los indígenas. También reivindicó que con su Gobierno, la pensión jubilar, que había quedado en USD 3 subió a casi USD 60.

El Mandatario sí llegó en helicóptero hacia Olmedo, para dirigirse a Pesillo, noroccidente de Cayambe. Allí fue a visitar la Unidad del Milenio Ernesto Noboa y Caamaño, el poeta guayaquileño de la Generación Decapitada, a quien la mayoría de la población -incluso quienes estudiaron allí- no conoce.

“Creo que es un escritor”, dice Alejando Colimba. Pero el objetivo es cambiar de nombre de la Unidad Educativa por alguien que represente al lugar. Piensan en Dolores Cacuango o en Tránsito Amaguaña.

En contexto

Todos los martes, Correa realiza diálogos con la prensa, luego de algún recorrido. Predominantemente se organizan en Guayaquil, pero esta vez fue en el norte de Pichincha, en Tabacundo, en donde se reunió con campesinos para defender el seguro social.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (54)
No (37)