26 de agosto de 2016 11:50

Expresidente Uribe pide 'no' en plebiscito de paz porque cree que da impunidad a las FARC

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe. Foto: EFE

En la foto, el expresidente de Colombia Alvaro Uribe en una entrevista con El Mercurio de Chile. Foto: El Mercurio de Chile / GDA

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia EFE

El expresidente y senador colombiano Álvaro Uribe, líder del partido opositor de derechas Centro Democrático, reiteró hoy (26 de agosto) que pide el no en el plebiscito sobre el acuerdo de paz alcanzado con las FARC porque considera que da "impunidad" a los guerrilleros y "premia al terrorismo".

"Este proceso premia al terrorismo al negar cárcel a los máximos responsables de delitos atroces, en un país con más de 100 000 presos por delitos menores que los de FARC", dijo Uribe en un discurso firmado en la ciudad de Santa Marta (norte) y publicado en sus redes sociales.

El pasado miércoles los negociadores de paz del Gobierno y de las FARC anunciaron que llegaron a un acuerdo final tras casi cuatro años de diálogos, que deberá ser refrendado o rechazado por los colombianos en un plebiscito que se celebrará el próximo 2 de octubre.

En caso de que el "sí" gane en la consulta se pondrá fin a un conflicto armado de más de medio siglo con ese grupo.
Desde el inicio de la negociación, Uribe ha sido uno de los más duros opositores al proceso, especialmente al considerar que se dará impunidad a los guerrilleros.

El pasado diciembre, el Gobierno y las FARC concluyeron un acuerdo en materia de justicia transicional que se aplicará una vez termine el conflicto.

Como parte de ese acuerdo, se creará un mecanismo de Jurisdicción Especial para la Paz que se aplicará a los responsables del conflicto armado y que suponía uno de los puntos más espinosos de los diálogos.

Los delitos políticos y conexos estarán sujetos a una amnistía, pero los de lesa humanidad, el genocidio y los crímenes de guerra, entre otros, quedarán al margen de ese beneficio y los culpables serán castigados con "restricción de libertades" en condiciones especiales u ordinarias que irán de cinco a veinte años, según la gravedad del hecho y el grado de colaboración del acusado.

Sin embargo, Uribe consideró hoy que los "delincuentes campeones que no piden perdón, no se arrepienten, se burlan del dolor causado, no son recluidos siquiera en granjas agrícolas, humillan a la sociedad y a las víctimas, crean condiciones para el rencor, no para la reconciliación".

En este sentido, dijo que quienes defienden esa "impunidad", que en su opinión se genera, "nunca la aceptarían para los paramilitares", que se desmovilizaron en 2006 tras una negociación con su Gobierno.

El expresidente aseguró que las masacres cometidas por los paramilitares "no son diferentes a las de FARC".

Asimismo, consideró que el acuerdo también les premia "con elegibilidad política", que no tienen ni los presos "ni los paramilitares, ni los políticos que han perdido la investidura".
Como parte de los acuerdos, la guerrilla, una vez desarmada tendrá unos portavoces en el Congreso, "con voz pero sin voto", para discutir la implementación de los acuerdos hasta el 2018.

Posterior a esa fecha, participarán en las elecciones y se les garantizará una "representación mínima" de cinco escaños en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes durante los próximos dos periodos electorales, si no llegan el umbral de la votación.

Uribe también dijo que el acuerdo permitirá a las FARC "lavado de dinero del narcotráfico", un delito que queda sin castigo para el que considera "el mayor cartel de cocaína del mundo".

Además, asegura que "convierte a la FARC en grupo paramilitar, socio del Estado para combatir a otros delincuentes", ya que el acuerdo recoge que las FARC adquirirán el compromiso de "romper cualquier vínculo que hayan tenido con el narcotráfico", así como a colaborar "con acciones concretas" para combatirlo.

Eso generará, en opinión de Uribe, un "daño irreparable a las instituciones", así como un "grave riesgo" al "tener como escoltas a personas acostumbradas a la vida del delito".

"En lugar de obtener la paz el premio al crimen multiplica a los criminales", aseveró.

El exmandatario aseveró que Colombia, "la democracia más extensa y menos interrumpida de América Latina", quedará equiparada a "dictaduras", y equipara al "narcoterrorismo de la FARC como una legítima insurgencia civil".

Por último, Uribe criticó que el acuerdo, que tiene 297 páginas, sea sometido a plebiscito "en una sola pregunta y de afán", así como el bajo umbral establecido para su aprobación.

El plebiscito, que fue avalado el pasado 18 de julio por la Corte Constitucional de Colombia, establece un umbral del 13 % del censo electoral para lograr la aprobación, por lo que el "sí" necesitaría de 4 396 626 votos para que sea válido. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)