14 de April de 2010 00:00

Los alumnos agasajaron a sus profesores

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción SociedadEl Día del Maestro Ecuatoriano se celebró en Quito  con vacaciones y pocos  agasajos. Para la  mayoría de establecimientos educativos,  como el 5 de Junio, Virginia Larenas, Liceo del Sur, Otto Arosemena y el Técnico Mariscal Sucre, fue un día de descanso. Las puertas cerradas y aulas vacías marcaron la jornada. Las clases se reanudan   hoy.En pocos planteles educativos las clases se desarrollaron con normalidad. Allí, después del recreo, los programas en homenaje al maestro coparon  la atención de los estudiantes y padres. Alison Calvopiña, alumna de la Escuela José María Urbina, en el sur de Quito, sorprendió a la entrada del aula a su profesora    Maritza Suntaxi. La niña,  de 8  años y de quinto de básica, le entregó  un ramo de flores. Al regalo le acompañó un cálido “Feliz día”.   La maestra   lo recibió emocionada. “Es gratificante  saber que mis alumnos me tienen  aprecio y gratitud”, comentó. En otra aula del plantel,  10  estudiantes del séptimo B  prepararon  una mesa  llena de  bocaditos. Mientras  Patricio Acuria cortaba en cuadros el  queso, sus compañeros Álex Oña, Kevin Ramírez y Jimmy Vásquez colocaban canguil y  papas fritas en platos y servían vasos de gelatina.  Los estudiantes quisieron  mostrar de esa forma su aprecio por el   profesor Hermes Verdezoto.En la tarde,  los 650 alumnos de la escuela   asistieron a una conferencia acerca del Día del Maestro, que fue  preparada por  los estudiantes del tercero de básica. Los padres de familia de este ciclo también homenajearon a los 33 docentes de la escuela con una serenata al ritmo de mariachis.  El  Colegio  Tarqui, también en el sur,  fue otro de los establecimientos que laboró ayer con regularidad. Desde el lunes los estudiantes se organizaron para agasajar a sus maestros. En el  noveno de básica acordaron llevar caramelos, chocolate, gaseosas, frituras, platos, cucharas,   vasos y  una torta. Los encargados de  coordinar  fueron  Jonathan Soria y Érika Torres. Ayer, ambos estudiantes llegaron 20 minutos antes de la hora de entrada para recibir   los productos que trajeron sus compañeros. La idea era tener todo listo, para en   cada cambio de hora  brindar pastel y bocaditos a los profesores. “Es un día especial y debemos mostrarles nuestro cariño”, refirió Soria.  El Colegio República de México también  laboró normalmente.  El Consejo Estudiantil del plantel tiene previsto para hoy  un acto solemne,  a  las 10:00. Jaime Piedra, inspector del plantel, indicó que dentro de la programación  habrá bailes. En el Salón de la Ciudad,  la Unión de Educadores Municipales (UNEM)  efectuó una sesión en homenaje al maestro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)