9 de November de 2009 00:00

La alta presión atmosférica aleja la lluvias

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redac. Tecnología y Guayaquil 
tecnologia@elcomercio.com

Ecuador, Colombia y Venezuela reciben, por el momento, la influencia de un sistema  de alta presión  denominado Alta Subtropical del Caribe. De acuerdo con  Carlos Naranjo, meteorólogo del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), se trata de un flujo de    aire cálido que impide  que la humedad se desarrolle, forme nubes y  que, a su vez,  estas generen la lluvia.

“Este sistema de Alta Subtropical genera calor y poca humedad.  Por ejemplo,  el especialista apunta que  en Quito los niveles de humedad descendieron en cerca de un 23 %”.   Esto significa que la capital registra un promedio cercano al 60% de humedad. “Cuando sobrepasa el 70% se puede generar otro tipo de nubosidad que dé lugar a las lluvias.

Este fenómeno incide en la escasez de precipitaciones.   

El cuadro se agravaba porque el Inamhi prevé que no haya precipitaciones importantes en  los próximos días e incluso semanas.

Al revisar los reportes de octubre, Naranjo precisa que las lluvias debían registrarse, como ha ocurrido en años anteriores, en los primeros días del mes de octubre. Sin embargo, solo se registraron  lluvias irregulares   y débiles desde el   10 hasta el 21 de octubre, en el centro y norte de la región Interandina. En la zona austral no hubo precipitaciones de  consideración. Naranjo advirtió, además, que la presencia de este sistema de aire cálido es anómala y también se registró en 1995.

El meteorólogo agregó que mientras no cambie la actual  dirección de los vientos, no se podrán esperar importantes  precipitaciones.  Además, señala que en 2007 y 2008 hubo un período de verano débil. Este año el verano, como suele ocurrir, comenzó en julio y se extendió a septiembre, pero la esperada época lluviosa se alteró.

Para María Eugenia Samaniego, investigadora en temas de recursos naturales y climáticos de la Escuela Politécnica de Chimborazo (Espoch)  el aumento de la presión atmosférica es uno de los motivos para el retraso de las lluvias en la región austral.

Para Samaniego, las presiones atmosféricas altas hacen que la incidencia de vientos sea mayor y las nubes se alejan hacia capas superiores de la tropósfera.

Entre las causas, dice la experta, puede estar el aumento de las corrientes de aire seco que  provienen de la Amazonia y que generan cierto estiaje.

“Las lluvias son  consecuencia de la humedad proveniente del este por la dirección dominante de los vientos”.

Para Samaniego, las nubes que se forman actualmente tienen otras características. No son bajas, oscuras ni grumosas, como las que están cargadas de agua.

La investigadora dice que es muy probable que exista un ligero incremento de las precipitaciones a finales de noviembre y entre el  6 y 10 de diciembre, en el llamado ‘cordonazo’.

Esto suele ocurrir en casi todos los años, con ligeras variaciones. Pero en la mayoría de días de diciembre, dice Samaniego, la sequía continuará.

Existen otros motivos para el estiaje. “Llegamos  al solsticio que ocurre en junio y diciembre, cuando nuestro planeta Tierra está más alejado del Sol, en su ruta, al rodearlo. Esto disminuye la radiación solar y el calor que  llega al planeta”. Para Samaniego, las épocas de estiaje son comunes  e incluso ha habido períodos de sequía prolongados.

El déficit de energía es de  250 megavatios

Redacción Guayaquil

El déficit de energía que tiene el sector se ubica en 250 megavatios. Así lo explicó Édgar Ponce, vicepresidente del Conelec, y añade que la generación hidroeléctrica se reduce cada vez más  por el estiaje.  “Eso es lo que falta en estos momentos para cubrir toda la demanda. Si empieza a llover se podrá cubrir esa generación”.

Iván Rodríguez, ex ministro de Energía, explicó que los apagones se originan porque las centrales térmicas no operan por falta de recursos, mantenimiento y combustibles. “Hay 422,7 megavatios que están paralizados por falta mantenimiento y 54 megavatios por falta de combustibles. No hubo previsiones en el sector para evitar los apagones en las ciudades”.

Hace tres días la demanda de energía se ubicó en 2 649,6 megavatios y en Guayaquil se consume el 40% de la energía.

Mientras tanto, los negocios comienzan a utilizar sus propias plantas para generar energía y continuar con sus labores. El costo de la luz en las generaciones  propias  varía de USD 0,14 a USD 0,20 por kilovatio hora cuando la del sector eléctrico  se ubica en USD 0,8.

Paute  sigue cerca de su mínimo operable

Redacción Cuenca

En las primeras horas de ayer el promedio de caudal de ingreso a la Central Hidroeléctrica Paute, en Azuay,  fue de 38,4 metros cúbicos por segundo. Mientras que el promedio del embalse se mantiene en 1 967,8 metros sobre el nivel del mar (msnm).

El mínimo operable de la Central es de 1960 y  la generación de energía de la Central estuvo por el orden de los 21,9 megavatios. El nivel del embalse durante los últimos tres días ha permanecido estable. El viernes el nivel del embalse estuvo en los 1968 msnm. Y el sábado  estuvo en los 1968,5, mientras que los caudales de ingreso a la central el viernes y sábado estuvieron por los 33,9 metros cúbicos por segundo y 36, en ese orden.

Estas estadísticas son menores a las que se presentaron hace un año cuando el nivel estuvo en 1 990,2 msnm, es decir  aun metro de la cota máxima. Además, el caudal fue de 123,8 metros cúbicos por segundo.

La generación total en las primeras 10 horas del día de todas las hidroeléctricas del país estuvo en los 3 317,1 megavatios.
 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)