27 de marzo de 2015 20:37

La reapertura de la Alóag- Santo Domingo está supeditada a las condiciones del clima

Derrumbe Aloag - Santo Domingo

Personal de la constructora Hidalgo&Hidalgo y de la Prefectura de Pichincha perforaron ayer una piedra gigante para colocar dinamita en su interior, a la altura del kilómetro 28. Foto: Galo Paguay/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Bolívar Velasco

Los Comités de Operaciones de Emergencias de las provincias de Pichincha (región andina) y Santo Domingo de los Tsáchilas (Sierra y Costa) evalúan las condiciones de la vía Alóag- Santo Domingo para considerar una fecha para su reapertura. Estas acciones son apoyadas por los técnicos de la compañía Hidalgo &Hidalgo quienes este viernes 27 de marzo del 2015 realizaron un recorrido por esta ruta.

La decisión de la apertura de este eje vial que une a la Sierra con la Costa dependerá de lo que decidan las autoridades de estas dos provincias, aunque ellos creen que aún no se puede establecer una fecha debido a las condiciones de la zona. En el lugar todavía no hay la seguridad ni las garantías suficientes porque las lluvias continúan, señalaron técnicos consultados. Incluso el presidente Rafael Correa advirtió que la vía no se abrirá mientras no haya las seguridades necesarias.

El Primer Mandatario señaló que hay presiones para que se habilite la carretera antes de la Semana Santa, pero reiteró que no se lo hará. Además planteó alternativas como utilizar las carreteras Riobamba- Pallatanga- Guayaquil; Latacunga- La Maná; Calacalí- La Independencia y la Ambato- Guaranda- Montalvo. El cierre de la Alóag- Santo Domingo ya lleva nueve días en los cuales se han reportado novedades como por ejemplo la pérdida de vidas humanas.

Solo en el kilómetro 28 se han registrado ocho fallecidos, cuyos vehículos en los que viajaban quedaron atrapados durante el alud que se presentó el jueves 19 de marzo del 2015. Cinco de las víctimas no fueron encontradas por los organismos de socorro. Por eso la zona fue declarada como camposanto para recordar a los fallecidos. Mientras tanto, técnicos de la compañía Hidalgo&Hidalgo y de la Prefectura de Pichincha ejecutan explosiones controladas de las rocas que obstaculizan el tramo afectado. La evacuación de los escombros depende de las condiciones climáticas en la zona. Por ejemplo hoy viernes fueron favorables y permitieron que la maquinaria de la compañía Hidalgo&Hidalgo opere con normalidad.

Para atender estos problemas con mayor prioridad, la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos decretó la alerta naranja a través de la resolución SGR-028-2015. La medida abarca una superficie de 185 kilómetros comprendidos desde el sector La Palma hasta la villa Aidita donde hay 27 poblados habitados por 8 656 habitantes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)