11 de septiembre de 2014 16:28

Las alícuotas cubren mantenimiento de condominios y servicios extras como seguridad y uso de piscina

Melania Galván, administra las Torres de Aranjuez, en la Oriental y Napo, en el sur de Quito. Foto: Paúl Rivas

Melania Galván, administra las Torres de Aranjuez, en la Oriental y Napo, en el sur de Quito. Foto: Paúl Rivas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 6
Contento 1
Redacción Quito

El número de departamentos o casas que tiene un conjunto habitacional o condominio incide en la cantidad que se fija como alícuota.

Además el tipo de servicios que los copropietarios deciden contratar: guardias las 24 horas del día, conserje de planta o a una persona que limpia una o dos veces a la semana.

También pesan las instalaciones que ofrece el lugar: piscina, gimnasio, etc. El edificio San Lucas, en la Whymper y Paúl Rivet, en el norte de Quito, tiene nueve pisos y unos 40 departamentos. La alícuota equivale a USD 1 por m2, es el promedio.

Se paga según el metraje del apartamento. Por ejemplo, Ernesto Trujillo tiene un espacio de 90 m2 más un garaje.

Al mes cancela USD 92 al mes. Pero cada dos meses deben también entregar una cuota extra por el agua caliente centralizada, según el consumo. Él paga USD 15 pues vive solo, pero hay departamentos que pagan USD 60.

La alícuota cubre el agua potable, electricidad para aguas comunales, conserje y servicio de guardias durante las 24 horas, que cobra USD 2 200 al mes. Son dos guardias diarios de lunes a viernes, el sábado y domingo hay un refuerzo.

Además se paga por el servicio de una administradora, que se encarga de que todo funcione, si se daña algo, está pendiente de arreglar, envía los certificados de expensas (pago de alícuotas) a los propietarios.

Cancelar las alícuotas es obligatorio, según la Ley de Propiedad Horizontal, que rige desde octubre del 2005. Sirve para mantener y reparar áreas consideradas comunales de condominios y urbanizaciones.

Los condóminos del edificio de la Whimper decidieron contratar a una administradora externa y tiene sueldo. Y el Presidente, que fue elegido entre los habitantes. Y está muy preocupado de las necesidades. No tienen piscina ni gimnasio. Cuentan con un conserje, para la limpieza diaria de pasillos, ascensor, y gana también un sueldo básico y más beneficios de ley.

También en el norte, por la estación de la Ecovía, están las Torres de San Isidro, en la 6 de Diciembre y Río Coca. Son 14 bloques y en cada bloque hay ocho pisos, de cuatro departamentos en cada piso. Paga también USD 60.

Soledad Donoso cuenta que la alícuota incluye pago de agua, conserje, electricidad de áreas comunes, guardias. Deben pagar USD 2 por persona cada vez que utilizan la piscina y el sauna.

Hace un año pagaron una cuota extraordinaria para modernizar el sistema de seguridad, abren las puertas con una tarjeta, también la entrada al parqueadero es automática.

Si alguien no paga la alícuota se le bloquean las puertas para acceder a planta baja y subsuelo uno. Tienen que subir por las gradas como pena.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)