4 de septiembre de 2014 00:05

Tres alianzas regionales mostraron fisuras en los primeros 100 días

Rodas Ricaurte

Antonio Ricaurte llegó a concejal de Quito por la Alianza con Mauricio Rodas. Foto: Archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 1
Indiferente 9
Sorprendido 34
Contento 0
Redacción Ecuador (I)
politica@elcomercio.com

Llegaron con la imagen de que nada derrotaría su fortaleza. Las alianzas electorales para el 23 de febrero fueron uno de los condimentos imprescindibles para triunfar. Y tuvieron sus resultados: en 10 prefecturas y en 7 capitales provinciales fueron las ganadoras. En total, 1 616 ganaron en el país.

Durante los 100 primeros días de gestión, la luna de miel de la que supuestamente gozan los gobernantes tuvo sus malas noches al interior de estas relaciones políticas. Aunque hubo otros casos en que las alianzas se mantienen y hasta dicen que están más fuertes.

Quito resulta ser un caso emblemático de esta relación dual de las agrupaciones políticas. En la primera sesión del Concejo Metropolitano, Antonio Ricaurte, del movimiento Vive, votó en contra de la propuesta de Mauricio Rodas, su aliado en la campaña electoral, durante la conformación de las comisiones. Pero Ricaurte sostiene que aquella incomodidad no duró más allá de eso y que el Alcalde entendió y votó a favor de lo que él pensaba.

“Nos une más los acuerdos”, dice Ricaurte, como el tema del transporte”. Pero una alianza “no quiere decir que seamos levantamanos; eso es algo que siempre hemos rechazado”.

La discordia, en cambio, se mantiene en Loja. La alianza entre Creo y Convocatoria llevó a la prefectura y viceprefectura a Rafael Dávila y Nívea Vélez. No debieron esperar los 100 días para mostrarse totalmente opuestos e incluso ponerse límites en sus actividades administrativas.

La ruptura era algo previsible. Era una alianza nacida de la oposición el Gobierno nacional, pero sin afinidades ideológicas. Vélez es de izquierda, cercana a Alberto Acosta y ha participado de manifestaciones contra el gobierno de Rafael Correa; Dávila, en cambio, no puede ocultar su simpatía por Guillermo Lasso.

En Santo Domingo ocurre algo particular: las relaciones de su alcalde, Víctor Manuel Quirola (Avanza) son óptimas con 10 concejales de Alianza País.“Sería un necio si me quejara, es todo lo contrario”, dice Quirola.

A pesar de ser organizaciones fraternas, las relaciones entre el Alcalde y la gobernadora Doris Merino han tenido ciertos desacuerdos cuando se tocan temas puntuales. Merino le dio al Burgomaestre 48 horas para que responda si está en la posibilidad de atender la reubicación de 115 familias del recinto Unión del Toachi.

Según trascendió, el Alcalde se habría inquietado por la disposición debido a que el tema rebasaba las posibilidades económicas del Municipio, pero luego señaló que es autónomo y asumía su responsabilidad.

En Manabí, la coalición político-electoral Unidad Primero (UP) y AP trabajan por separado en los 22 cantones de la provincia.

Después del revés electoral de febrero pasado, donde esta sociedad no pudo ganar las alcaldías de Manta y Portoviejo, hubo un hecho inesperado. El pasado 2 de septiembre, el exalcalde de Manta Jaime Estrada se desafilió de UP.

Estrada, uno de los fundadores de UP, junto a Mariano Zambrano, prefecto de Manabí, dijo que “después de las elecciones de febrero no ha habido una clara posición política sobre un trabajo futuro del movimiento, tampoco se han realizado reuniones dentro del partido”.

Sin embargo, en otras localidad las cosas parecen marchar viento en popa. En Guayas, los acuerdos permitieron una separación puntual de funciones. La viceprefecta Mónica Becerra (AP) se dedica a lo social y cultural; el resto de tareas las maneja Jimmy Jairala.

En Azuay, la alianza política sellada en el último proceso electoral entre los movimientos Igualdad, del alcalde Marcelo Cabrera, y Participa, del prefecto, Paúl Carrasco, sigue sólida.

Incluso, trabajan en proyectos conjuntos. El Municipio de Cuenca firmó un convenio por USD 1,5 millones con la Prefectura para el recapeo de 15 kilómetros de calles de 10 barrios urbanos de la ciudad.

Las alianzas Creo-Renovación (Riobamba); y Pachakutik-AP (Chimborazo) se mantienen fuertes.

Cumplidos los 100 días, las alianzas tienen todavía que ser analizadas por la población. La luna de miel podría terminar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)