17 de enero de 2018 16:11

El bloque de Alianza País en el Concejo de Quito se fragmentó

Los concejales que se separaron de Alianza País para apoyar a los seguidores de Rafael Correa ofrecieron una rueda de prensa. Foto: Diego Pallero / ÚN

Los concejales que se separaron de Alianza País para apoyar a los seguidores de Rafael Correa ofrecieron una rueda de prensa. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 42
Ana María Carvajal

El último bloque del Concejo Metropolitano de Quito que quedaba completo se fragmentó a raíz de las disputas políticas entre el ala morenista de Alianza País y los seguidores del expresidente Rafael Correa que optaron por desafiliarse el martes 16 de enero del 2018.

La falta de quórum en la sesión extraordinaria convocada por el vicealcalde Eduardo del Pozo para designar a un edil que reemplace temporalmente al alcalde Mauricio Rodas en la Comisión de Mesa para tratar un pedido de su remoción sirvió para oficializar la división del que hasta este miércoles 17 de enero del 2018 era el más numeroso del Concejo de Quito.

Los concejales Jorge Albán, Susana Castañeda, Mario Guayasamín y Carlos Páez decidieron permanecer en Alianza País y continuar apoyando la gestión del presidente de la República, Lenín Moreno.

En cambio, los ediles Soledad Benítez, Anabel Hermosa y Luis Reina decidieron desafiliarse del movimiento y apoyar a los correístas que buscan formar una nueva tienda política: el movimiento Revolución Ciudadana. A ellos se suma Luisa Maldonado, quien no estuvo en el Municipio pero ya tramitó su desafiliación de Alianza País y dijo a este Diario que se unirá a este nuevo bloque independiente.

Ambos grupos dieron ruedas de prensa por separado, tras la clausura por falta de quórum de la sesión extraordinaria de la mañana. Páez inició la rueda de prensa de los primeros y dijo que lo ideal era designar a un delegado del Concejo para analizar el pedido de remoción del Alcalde, pero que si eso no ocurría, seguirían vigilantes para que este proceso no se invalide por errores de forma.

Resaltó que a la sesión asistieron los cuatro y tres compañeros con quienes hasta el martes han mantenido durante cuatro años “una posición consistente y consecuente de evidenciar la carencia de una visión estratégica en el Gobierno de la ciudad, la falta de liderazgo político, la mala gestión en las empresas públicas y el descontento” en la ciudadanía.

Reina representó al bloque de la Revolución Ciudadana o del Buen Vivir, que se presentó ante la prensa junto a la independiente Ivonne Von Lippke.

Para Hermosa, a pesar de la división del bloque de Alianza País, más que acuerdos políticos en el Concejo lo que debe primar es la responsabilidad de cada concejal ante la ciudadanía. Por eso exige que se cumpla el debido proceso en el caso de la denuncia en contra de Rodas. Señalando a sus compañeros de mes dijo: “Aquí estamos los concejales comprometidos sobre todo con dar validez y visibilizar a una ciudadanía que está exigiendo y haciendo un llamado de atención al Alcalde Metropolitano por su falta de preocupación ante los graves problemas que atraviesa la ciudad”.

El trabajo y los acuerdos en el Concejo, para el edil Reina, se logrará si se presentan iniciativas que mejoren la calidad de vida de la ciudad. Apoyarán aquellas propuestas que mejoren los servicios, como el de recolección de basura, por ejemplo. “Exigimos a las fuerzas políticas que no nos presenten proyectos que contravengan necesidades colectivas”.

Pero la división del bloque antes más numeroso del Concejo, sí puede afectar las decisiones en el Concejo, a criterio de la ex miembro de Alianza País, Luisa Maldonado. “Si bien es cierto, la prioridad es la ciudad y somos concejales de Quito seamos de donde seamos, de cualquier partido o movimiento, las relaciones con los que se quedan en Alianza País por supuesto que se ven afectadas porque ellos son del ala de Gobierno y es evidente y claro que el Alcalde tiene un acuerdo con el presidente Moreno.

Entonces yo entiendo que los cuatro concejales que se quedan en Alianza País harán lo que les diga el Gobierno de Moreno para no romper ese acuerdo”.

Quien aún no sabe qué posición definitiva tomará es Patricio Ubidia. Él lamenta que “la organización más grande que tuvo el país” esté pasando por una división como la actual. Recordó que él fue el primer concejal de Alianza País en el Municipio de Quito y trabajó desde la construcción del movimiento en el 2006. De hecho, ha sido la única fuerza política a la que se ha afiliado.

Ubidia señala que se debe al colectivo Pichincha, que es uno de los varios grupos sociales que formó Alianza País y que tras una reunión con sus representantes decidirán no únicamente su permanencia como concejal en el bloque sino también el de todo el grupo en las bases del movimiento. Este está formado por gremios, organizaciones barriales y sociales que manejan una tendencia de izquierda progresista. “Hemos querido que pase toda esta primera etapa y vamos a tener una reunión la próxima semana en donde tomaremos las decisiones del caso. Vamos a tomarlas como colectivo”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (5)