26 de julio de 2017 22:20

Alianza kurdoárabe arrebató al EI la mitad de la ciudad siria de Raqa

En Raqa, Siria, la alianza kurdoárabe ha expulsado a yihadistas con equipos y armas de la coalición en la guerra contra el Estado Islámico. Foto: AFP

En Raqa, Siria, la alianza kurdoárabe ha expulsado a yihadistas con equipos y armas de la coalición en la guerra contra el Estado Islámico. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

La alianza kurdoárabe apoyada por Estados Unidos arrebató al grupo yihadista Estado Islámico (EI) la mitad de Raqa, su feudo del norte de Siria, menos de dos meses después de haber entrado en la ciudad, según una ONG.

“Las Fuerzas Democráticas Sirias controlan el 50% de la ciudad de Raqa a pesar de la feroz resistencia interpuesta por el EI”, declaró el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman.

Las SDF penetraron en Raqa el 6 de junio, tras varios meses expulsando a los yihadistas de zonas aledañas de esta ciudad del norte del país.

Desde entonces han ido avanzando poco a poco, rodeando el centro de la ciudad.

El asalto de las SDF ha estado apoyado por los bombardeos, asesoramiento, equipos y armas de la coalición liderada por Estados Unidos que combate a los yihadistas en Siria y en el vecino Irak.

Veintinueve personas fueron abatidas este miércoles en una serie de bombardeos de la coalición internacional contra Raqa, anunció el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). “Al menos hay ocho niños entre los muertos”, declaró el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Feroz resistencia


El grupo EI ha opuesto una fuerte resistencia recurriendo a coches bomba, ataques suicida y drones armados.

El portavoz de la FDS Jihan Sheikh Ahmed confirmó este miércoles 26 de julio del 2017 que casi la mitad de la ciudad había sido liberada. “Nuestras fuerzas avanzan por todas partes”, dijo.

Sin embargo, agregó, “cuanto más se estrecha el nudo en torno al EI, más fuerte reacciona y más dura es la pelea”.

EI se apoderó de Raqa a principios de 2014. Desde entonces, el grupo yihadista ha llevado a cabo allí numerosas ejecuciones públicas y se cree que ha planeado desde allí ataques en el extranjero.

Decenas de miles de civiles han huido de esa localidad ante el aumento de la violencia y Naciones Unidas calcula que unas
50 000 personas siguen allí atrapadas.

La organización yihadista multiplicó los actos de barbarie, procediendo a numerosas decapitaciones, ejecuciones masivas, violaciones, secuestros y operaciones de “limpieza étnica”. Hizo lapidar a mujeres sospechadas de adulterio e infligió muertes atroces a homosexuales.

La alianza kurdoárabe necesitó siete meses para avanzar hacia Raqa y rodearla. El 6 de junio consiguieron penetrar en ella, tras haber conquistado varias regiones en torno a la localidad, ubicada en el norte de Siria, un país devastado por más de seis años de guerra.

Los militares estadounidenses mantienen en secreto el número exacto de efectivos que tienen en Siria, pero anteriormente habían dicho que había 500 en tareas de entrenamiento y asistencia a las FDS kurdoárabes.

Bombardeos cerca de Damasco


Un enclave rebelde cercano a Damasco fue escenario de combates y bombardeos el miércoles, a pesar de la tregua anunciada en la zona, informó por otra parte el OSDH.

La región de Guta Oriental, uno de los últimos bastiones de los rebeldes contrarios al presidente sirio, está incluida en teoría en la tregua decidida en el marco de un acuerdo sobre “zonas de distensión”.

Este fue alcanzado en mayo entre Turquía, que apoya a los insurgentes, y Rusia e Irán, aliados del presidente Bashar al Asad.

El Ejército sirio anunció el 22 de julio que ya no combatía en ciertas “zonas” de Guta Oriental, unas horas después de que Moscú anunciara un acuerdo para proteger este enclave rebelde sitiado.

Pero los aviones del régimen volvieron a llevar a cabo bombardeos, uno de ellos contra la ciudad de Arbin, en el que murieron 12 civiles, incluyendo niños, dijo el OSDH este miércoles.

Más de 330 000 personas han perdido la vida desde que comenzara el conflicto en Siria, a raíz de unas protestas pacíficas duramente reprimidas por el régimen de Bashar Al Asad, en marzo de 2011.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)