6 de December de 2009 00:00

Alfonso Espinosa de los Monteros. Soy chagra, mono y quiteño

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Siete Días

Alfonso Espinosa de los Monteros llena  la pantalla. Quienes crecieron viéndolo cada noche en el noticiero estelar de  Ecuavisa no conciben otro ‘señor de las noticias’.



Trabajo en la televisión desde hace 42 años. Soy Vicepresidente de noticias de Ecuavisa, presentador del noticiero estelar y  del programa ‘Quien quiere ser millonario’. Estoy ligado a la TV desde hace tanto tiempo que se me hará muy difícil un día dejar todo esto.

Soy de los que no puede vivir sin el periodismo.  Aspiro a estar mucho más tiempo.  Todo depende del público que me siga aceptando . Me esfuerzo  para seguir ganando esa confianza.

En vivo, Alfonso Espinosa de los Monteros derrocha carisma y encanta a sus interlocutores en la conversación. Es formal pero a la vez es  tan cercano  como se lo imagina quien, cada noche, enciende la televisión para escuchar de él los últimos acontecimientos.

Aunque su partida de nacimiento dice que nació en Quito, él se considera chagra y mono. Porque ese nacimiento en la capital fue “un poco por accidente.   Mis orígenes familiares son de  Imbabura. Y  yo viví en Ibarra hasta los 20 años de edad”.

Entonces, a los 20  se sentía más  ibarreño que quiteño...

Y hasta ahora me siento ibarreño, sin despreciar mi capital tan bonita y tan querida. Pero, claro, mi niñez, todos mis comienzos, están ligados a ese medio tan precioso como es Ibarra, Imbabura, sus paisajes... 

Hasta hoy tengo varias  cosas que me atan a Ibarra con mucha fuerza.

¿Y lo hacen sentir chagra?

De hecho. Mucha gente me dice:  ‘este es chagra’. ¡Y  yo sé que se me nota a leguas!

¿Por qué se le nota?

No sé. Porque somos un poco distintos. A parte, después de mis 20 años en Ibarra, viví  20 años en Guayaquil. Entonces, nunca estuve realmente conectado con Quito hasta el año 1983, cuando  vine acá, un 9 de octubre.

...en fiestas de Guayaquil. Pero muchos guayaquileños lo reclaman como propio.

Es verdad. Pero eso ha sido muy útil para mí:  me permite ser realmente de alcance nacional.

¡Una ventaja laboral!

Y tengo muy buenos amigos, cosas muy lindas, gente que quiero mucho en Guayaquil. Entonces, tengo el corazón  repartido.

¿Entre Quito, Ibarra y Guayaquil?

Entre esas ciudades   y el Ecuador entero. Porque por suerte llego a todas partes y tengo la suerte de ser más o menos aceptado.

Espinosa de los Monteros, muy elegante de traje oscuro y corbata roja, se emociona cuando   piensa en el público que le permitió romper récords de permanencia en pantalla: 42 años siendo el rostro de las noticias. Bromea cuando se le pide que calcule el número de generaciones que crecieron viéndolo en la pantalla. “Eso me dice para hacerme sentir viejito”...
 
20 años en Ibarra, 20 en Guayaquil y de ahí aterrizó hace 26 años  en Quito  ¿sintiéndose chagra?

Sintiéndome entre chagra y mono. Pero, desde luego, con esa identificación que Quito inmediatamente  le produce a uno.  Quito tiene una virtud, como todas las ciudades grandes  siempre hay población inmigrante, sobretodo del interior del país. Pero Quito tiene una cosa: uno llega  y lo atrapa. Uno se identifica automáticamente con Quito y con todas sus cosas.

¿Quito integra a los chagras desde el primer día?

Yo creo que es así. Hay ciudades grandes donde uno puede ir a vivir pero no lograr una identificación total, como sí ocurre con Quito.  Por ser en definitiva cuna de la nacionalidad, Quito tiene todos esos atributos con los que uno se identifica rápidamente y en cuanto llega. Uno pasa a ser quiteño con mucha facilidad, por chagra que sea.

¿Será que en la capital hay  más chagras que quiteños?

Incluso hay una Sociedad de  Quiteños Residentes en Quito, lo cual nos da la medida exacta de que la población  está hecha de muchísimo visitante.

Una capital perfecta: acoge a todo el mundo y nadie se siente extranjero...

Sí, hasta quienes  vienen de otros países se enamoran fácilmente de Quito.  Pienso que es un atributo de Quito.

¿Una capital de amor a primera vista, entonces?

 Aquí es fácil hacerse quiteño. Yo mismo, soy  un quiteño nacido en Quito, pero además soy un  chagra residente en Quito. ¡Pudiera estar en cualquiera de las asociaciones!

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)