10 de septiembre de 2014 21:20

Autoridades formaron un frente por la unidad

Ramsés Torres (centro), Mauricio Rodas (izq.) y Jaime Nebot (der.) posan para la foto. Foto: Raúl Díaz.

Ramsés Torres (centro), Mauricio Rodas (izq.) y Jaime Nebot (der.) posan para la foto. Foto: Raúl Díaz.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 96
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 69
Contento 0
Redacción Política

Esta vez el escenario no fue ni Quito ni Guayaquil, la cita fue en la Sierra centro, en Guaranda. Alrededor de 20 alcaldes y prefectos se reunieron para discutir sobre las competencias de tránsito, el proyecto de Ley de Gestión del Suelo y la autonomía de los gobiernos locales. Al final de la jornada tuvieron 12 resoluciones.

El acceso al pequeño parque central estaba cerrado, situación nada habitual en la capital de Bolívar. A las 11:00 se esperaba el arribo de los funcionarios. El salón municipal estaba listo para recibirlos. La banda municipal avisaba de la llegada de cada uno, Mauricio Rodas, de Quito; Jaime Nebot, de Guayaquil; Paúl Carrasco, de Azuay; Marcelino Chumpi, de Morona; Antonio Kubes, de Pataza.

Rodas fue el más ovacionado, seguido por Nebot. La gente se agolpaba para saludarlo e incluso hubo alguno en el grupo que gritaba “Rodas presidente”. A la reunión también asistieron Luis Fernando Torres, asambleísta por Cambio-PSC, Henry Cucalón, asambleísta por Madera de Guerrero, Andrés Roche, de la empresa municipal de tránsito de Guayaquil, y Guillermo Celi, presidente del movimiento SUMA.

Ramsés Torres, el alcalde anfitrión, presidió el evento denominado Comprometidos por el Ecuador. Nebot aclaró que no se trataba de una reunión política ni electoral, así que “el Gobierno se puede quedar tranquilo”. Se autodefinieron no como oposición, sino como un frente de proposición.

De todas formas, los discursos de cada uno sí tuvieron tintes políticos. Rodas dejó en claro que estaban ahí reunidos los representantes de un porcentaje muy importante de la población ecuatoriana. Las autoridades hicieron cuentas y entre sus cantones y provincias sumaron 7,5 millones de personas que están seguros que los respaldan.

Para Carrasco, el objetivo era discutir sobre el respeto a las iniciativas de gestión, a la fortaleza de los gobiernos locales y a la construcción de nuevas formas de eliminar la pobreza.

El mismo Alcalde de Guayaquil dedicó un momento a enumerar los temas que se debaten en el Gobierno Nacional: las competencias de tránsito, una elevación de impuestos, el tema de la plusvalía, el uso de suelos. A sus ojos, empieza a dibujarse un panorama de intervención que no lo van a consentir. Las palabras de las autoridades parecían más una advertencia. Sin embargo, Torres dijo haber invitado a todos los representantes de los gobiernos seccionales, incluido el Gobernador de Bolívar, como representante del Ejecutivo, pero nadie del oficialismo asistió.

El lugar de la reunión se decidió por pedido del alcalde de Guaranda. Además, la mayoría de invitados coincidió en la ubicación estratégica del país, al estar en pleno centro. Carrasco y Torres sugirieron que deberían convertir a la ciudad en el centro del diálogo y la unidad nacional.

Alrededor de las 13:00 las delegaciones subieron a sus autos para dirigirse a un almuerzo en la zona rural de Vinchoa. Entre un plato de caldo de gallina y la tradicional fritada local concertaron la Declaración de Guaranda. Los doce puntos del documento incluyeron el respeto a la autonomía de los gobiernos seccionales.

El tema más debatido fue el de las competencias del tránsito y la regulación de las tarifas de los pasajes urbanos. Los alcaldes asumieron su responsabilidad. Pero Nebot dejó en claro que Guayaquil aún no tiene esa competencia. En el documento firmado por los asistentes hubo un punto exclusivo para exigir al Gobierno el desarrollo de la política y estructura tarifaria.

Rechazaron cualquier interferencia gubernamental en la competencia del suelo, la intención de elevar el impuesto a la plusvalía y el impuesto predial. También, respaldarán a los gobiernos amazónicos en la reforma de la Ley 010, sobre las utilidades de los recursos petroleros. Y apoyarán la resolución de los problemas limítrofes a través de la paz.

Finalmente, los prefectos y alcaldes acordaron exigir respeto al Gobierno para las autoridades electas y solidarizarse con aquellas que han recibido ataques políticos. Asimismo, criticaron la actuación del Consorcio de Gobiernos Provinciales y de la Asociación de Municipalidades. La conclusión de la jornada fue difundida desde el salón municipal. Ahí las autoridades sellaron el acuerdo de continuar con reuniones de trabajo periódicas, para evaluar el avance de los temas de la Declaración.

Entre juegos pirotécnicos y al ritmo del Carnaval de Guaranda, los alcaldes y prefectos se tomaron una foto oficial del evento y abandonaron la ciudad alrededor de las 17:30, con el compromiso de reunirse en las próximas semanas.
Según los discursos finales, el mayor mérito fue haber consolidado la unidad de un sector de autoridades por primera vez en siete años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)