29 de March de 2010 00:00

Air Cuenca busca operar en la ruta Cuenca-Quito

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Cuenca

La aerolínea, que tiene   un Boeing  para 126 pasajeros,  busca volar de  Cuenca a Quito,  y de Guayaquil a  Santa Rosa. Tame, Aerogal y Lan operan en  la ciudad.

El trámite avanza para que la aerolínea Air Cuenca inicie sus operaciones en las rutas que salen y llegan a la capital azuaya. Cada mes, en promedio, viajan desde el Aeropuerto Mariscal Lamar  22 000 pasajeros e ingresan  25 000 desde Quito y Guayaquil.

Esas personas vuelan  en las aerolíneas Tame, Aerogal y Lan. Según el presidente de Air Cuenca, Édgar Serrano, su empresa  se conformó desde hace un año y tres meses. El 98% es  capital cuencano y el resto  quiteño.

Ahora, espera la aprobación de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), para volar entre Cuenca y Quito, y  Guayaquil y Santa Rosa.   Serrano espera que   entre el  8 y 10 de abril aterrice  en Cuenca un  Boeing 737-500 procedente de Francia. Tiene capacidad para 126 personas.

Él  no precisa  la inversión ni el valor del pasaje. “Será competitivo con el mercado actual”. Luego de la llegada del avión, los directivos de Air Cuenca tramitarán ante la DGAC la última etapa de autorización de la aerolínea.

El director de la DGAC, Fernando Guerrero, dice que Air Cuenca  aún no está autorizada para operar. En la actualidad, está en  la segunda etapa del proceso de certificación. El proceso consta de cuatro fases.

Guerrero explica que la empresa no puede volar con pasajeros sin que los documentos, equipos  y personal aeronáutico haya sido  calificado por la DGAC.

El avión de Air Cuenca está equipado con motores especiales para pistas ubicadas en alturas como las de Quito y Cuenca. También  para pistas cortas como la del aeropuerto Mariscal Lamar (1900 metros de longitud).

Serrano dice que dos técnicos de la DGAC  hicieron un chequeo de la aeronave en Francia, porque nuca  ha volado en el país. “Ahora realizan  el informe”.

Los directivos de Air Cuenca esperan que llegue un segundo avión a finales de este año. El propósito es  abrir una  conexión hacia  Chiclayo y Piura, ciudades del norte de Perú.

De acuerdo con  los estudios de factibilidad de Air Cuenca, en los dos últimos años la demanda de vuelos en Cuenca creció un 18%. “Eso significa que sí existe  la necesidad de  mejorar el transporte”, señala Serrano.

Sobre esta competencia, Jorge Romero, gerente de Aerogal en Cuenca, cree que será  buena, siempre que sea leal. “A  Air Cuenca le resultará difícil competir con un solo avión contra compañías grandes como las que vuelan hacia la capital azuaya”.

Un criterio similar tiene el  gerente de TAME en Cuenca, Pablo Calle. Según él, esta nueva aerolínea beneficiará al mercado,  siempre que utilice  itinerarios que otros no operan.

“Si eso ocurre, los clientes saldrán de Cuenca con nosotros y regresarán con ellos o viceversa”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)