10 de junio de 2014 20:56

El ahorro de agua mejoró en Quito y Cuenca, pero no a niveles óptimos

lavadora carros

La lavadora de vehículos Car Wash de Quito trabaja con un sistema para reciclar el líquido y redujo el consumo. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 11
Contento 0
Varias redacciones 

Los ecuatorianos toman más conciencia en el ahorro de agua potable, aunque no es una práctica generalizada. Los esfuerzos en los hogares se centran principalmente en mermar el uso del líquido mientras se lava los platos o cerrar ligeramente la llave de paso.

Son las prácticas más generalizadas de acuerdo con el último estudio de Información Ambiental en Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Censos de diciembre del 2013.

Quito es la ciudad donde más hogares tienen alguna práctica de ahorro y eso se evidencia en el consumo. Desde el 2009 se reduce la utilización del líquido en 2 620 litros cada mes.

Las campañas de concientización son impulsadas por el sector privado y la Empresa de Agua Potable de Quito (Emapp). Esa entidad promueve el buen uso con mensajes sobre la importancia del ahorro.

Con ese mismo fin se fijaron tarifas diferenciadas. Es decir, las familias que no superen el consumo de 20 000 litros al mes, que es el promedio ideal, pagan una tarifa básica de USD 2,10 y si superan y llegan hasta 25 000 litros cancelan 6,20.

Según el subgerente de la Emapp, Carlos Espinosa, es importante entender que es un recurso que puede terminar en cualquier momento. “Las generaciones más recientes son más receptivas y ellos se van formando”.


Las iniciativas para el buen uso del líquido también provienen de las empresas quiteñas. La lavadora de vehículos Car Wash, por ejemplo, trabaja con un sistema para reciclar gran parte del agua que utiliza para la limpieza de los automotores.
Su administradora Silvia Castillo explica que casi todo el líquido que sale de la limpieza se reutiliza. “Al pasar por el túnel de limpieza, el agua cae a unas rejillas, de allí pasa por cinco cisternas en donde se filtra de las impurezas”.

Ese líquido se reutiliza en el resto de procesos. Cada día se lavan hasta 40 vehículos, labor que puede durar entre 10 y 40 minutos. Al mes ocupan cerca de 200 000 litros y por este consumo cancelan hasta USD 200 mensuales.

Cuenca es considerada como la ciudad del país con la mejor calidad del agua, de acuerdo con una investigación de percepción del INEC. Esta urbe tuvo resultados positivos en las campañas de concienciación de los dos últimos años, aunque no los esperados porque se tenía previsto llegar a 180 litros al día por persona.

En la actualidad cada habitante consume 200 litros al día. Esa cifra es más del doble de los 80 litros que recomienda la Organización Mundial de la Salud como límite por persona. Quito tiene un mejor indicador con 133,33. En el Ecuador no existe un índice nacional porque los datos manejan por separado los diferentes municipios.

En la capital azuaya se realiza un monitoreo del consumo por parte de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Etapa).

Según el exgerente de Agua Potable y Alcantarillado de Etapa, Carlos Julio Jaramillo, se determinó que en esta ciudad el 79,3% del líquido se desperdicia en los hogares y solo el 2% se utiliza en la alimentación.

El mal uso –de acuerdo con el monitoreo realizado- se centra en la higiene personal, principalmente, por parte de los menores de edad. Es decir, se abre la llave de la ducha, pero no se usa hasta que caliente el agua o se lava las manos o los dientes con el grifo abierto.

Otros desperdicios se registran al lavar los platos y los vehículos. La cuencana Pamela León contó que hasta el año pasado lavaban el vehículo una vez por semana y allí gastaban bastante agua. “Dejamos de hacerlo, por lo que consumimos y pagamos menos y aportamos al cuidado del ambiente”.

El problema, dice Jaramillo, se agrava en verano porque algunas familias de la zona rural utilizan el agua para el riego y en la ciudad para los jardines.

Por eso, Etapa lanzó la campaña Agua para el Mañana enfocada a los estudiantes y se extendió a las redes sociales y eventos deportivos. En dos años, la campaña llegó a unas
120 000 personas.

De acuerdo con una investigación del INEC, Los Ríos es la provincia donde más agua se consume y Zamora Chinchipe donde más se gasta por planilla.

El defensor del Pueblo de esa provincia, Antonio Aguilar, dijo que incluso hace 10 años los usuarios realizaron una medida de hecho para buscar una reducción de las tarifas y que se mejorara el servicio. “Desde entonces las cosas han mejorado”. La tarifa es 12 centavos por cada metro cúbico (1 000 litros) y en Cuenca se paga 20 centavos hasta por 20 m3.

En Los Ríos, un ejemplo del alto consumo ocurre en el cantón Montalvo. Según César Vásquez, asesor técnico de la Empresa Municipal de Agua Potable, 5 184 m3 se producen cada día para los 10 000 habitantes, pero “es un valor demasiado alto porque la norma técnica determina que deberían producir 3 000 m3”. No cuenta con un estudio que determine las causas.

En este cantón, el Municipio subsidia casi en su totalidad el consumo. En la actualidad, la mayoría de sus habitantes paga una planilla mensual de 68 centavos, de los cuales 60 centavos son por servicio y ocho por gastos administrativos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)