8 de octubre del 2016 00:00

Agente desaparecido tuvo una muerte violenta

Agentes de Criminalística realizaron ayer el levantamiento del cadáver en la vía Perimetral, en el suroeste de Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Agentes de Criminalística realizaron ayer el levantamiento del cadáver en la vía Perimetral, en el suroeste de Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 113
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 2
Redacción Guayaquil
(I)
seguridadec@elcomercio.com

En medio de los matorrales, en una zona de difícil acceso fue localizado el cuerpo del teniente Wilmer Washington Goyes Herrera, un oficial de la Dirección Nacional de Muertes Violentas (Dinased) que desapareció el miércoles pasado.

El uniformado era jefe de la Dinased en la subzona Guayas e investigaba la muerte de Sergio Gaibor, un expolicía implicado en el caso ‘González y otros’ y que falleció luego de una balacera en Pedro Carbo (Guayas), en julio pasado.

Ayer, unos 30 agentes participaron en el levantamiento del cadáver de Goyes. Los investigadores bloquearon un costado de la vía Perimetral, a la altura de la Estación Tres Bocas, en el suroeste de Guayaquil, para evitar que la gente se acercara.

Con canes, los uniformados rastrearon intensamente los matorrales y hallaron el cuerpo del oficial, de 30 años, descuartizado. Por esto, la operación policial tardó dos horas.

El ministro del Interior, José Serrano, confirmó a través de su cuenta de Twitter que los restos encontrados entre la maleza corresponden a Goyes Herrera y adelantó que hay dos personas detenidas, entre ellas el presunto autor material.

La Fiscalía también envió un comunicado y corroboró estos datos. Y aclaró que uno de los arrestados aceptó su supuesta participación en “el robo, secuestro y muerte del oficial” .

Sin embargo, el coronel Víctor Aráuz, director nacional de la Dinased, fue más cauto. Él lideró ayer el operativo en la vía Perimetral y prefirió no adelantar conclusiones. El investigador comentó que, por el avanzado estado de descomposición del cuerpo, no se atrevía a confirmar que se trataba del agente Goyes Herrera.

Agente asesinato video

Y aseguró que las pruebas de ADN ayudarán a esclarecer la identidad de la víctima localizada entre los matorrales. Lo que sí confirmó Aráuz es que se pudo encontrar los restos por la versión del detenido.

El sospechoso fue capturado ayer en Pedernales (Manabí). Su declaración también permitió localizar el vehículo policial en el que se transportaba Goyes el día de su desaparición. La última vez que se lo vio con vida fue ese miércoles 28 de septiembre en la vía Samborondón – Salitre, en Guayas.

El todoterreno fue hallado en un parqueadero de la calle Vacas Galindo, entre la 31 y 32, en el Suburbio de la ciudad. Por ahora, las autoridades no informaron las causas que motivaron el crimen del oficial ni barajaron hipótesis hasta el cierre de esta edición.

Incluso, hasta anoche, agentes de la Fiscalía seguían en un operativo en el sector de la 29 y la N, en el Suburbio. Los investigadores tenían datos de que en esa zona residían otros sospechosos del asesinato del oficial de la Dinased.

El caso ‘González y otros’

El teniente Goyes encabezó la investigación que buscaba esclarecer el crimen de Sergio Gaibor. Este expolicía integraba la lista de los Más Buscados y era indagado por la ejecución extrajudicial de ocho personas durante la balacera en el interior de una farmacia, en el norte de Guayaquil, perpetrada el 19 de noviembre de 2003.

Compañeros de Goyes comentaron a EL COMERCIO que él seguía un caso considerado “complicado”, pues Gaibor fue sargento de la Policía y estuvo prófugo desde el 2003 hasta la tarde del 30 de julio, cuando falleció debido a las graves heridas de bala.

Ese 30 de julio, los investigadores descubrieron que Gaibor vivía en Ecuador con una identidad falsa. Y, según informes oficiales, en los últimos años trabajó como guardia de seguridad de una compañía del cantón Pedro Carbo (Guayas), donde fue baleado al tratar de impedir un supuesto robo.

Gaibor había ingresado a un hospital en Guayaquil con los nombres de Esteban Sánchez, pero al analizar sus huellas dactilares se detectó su verdadera identidad. Por ello, la Policía no autorizó la entrega inmediata del cadáver a la familia.

Mientras tanto, ayer, Serrano señaló que el crimen del teniente Goyes “no quedará en la impunidad”. Es una “infamia sin nombre”, dijo en Twitter.

El uniformado era un destacado oficial. En el 2014 obtuvo la mejor calificación en un curso internacional sobre muertes violentas, dictado por agentes de Carabineros de Chile y de la Policía de Argentina.

En contexto

En la investigación de ‘González y otros’ hay una sentencia contra 12 expolicías y un exfiscal, por la ejecución extrajudicial de ocho personas durante el operativo policial en una farmacia, en el 2003. Hay una segunda indagación en este caso por plagio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (54)
No (2)