2 de marzo de 2017 23:09

Los 'agachaditos' de la Villaflora se sirven desde los clásicos autos Andino

Los agachaditos de la Villaflora se venden desde los carros Andino. Más de 20 años de tradición. Fotos: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Los agachaditos de la Villaflora se venden desde los carros Andino. Más de 20 años de tradición. Fotos: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 10
Daniel Romero

Los vehículos Andino, desde los cuales se vende comida típica ecuatoriana en la Villaflora, bien pueden ser considerados los primeros 'food truck' que aparecieron en Quito. Llevan más de 30 años ofertando sus productos en este popular sector del sur de la capital.

Fielmente, cada tarde, los tres vehículos se ubican en la calle Gualberto Pérez. Hoy ya quedan solo dos andinos. El tercero ya es un automotor chino desde donde se venden guatitas y secos de pollo, entre otros platos. Los Andino fueron los únicos vehículos de fabricación ecuatoriana que fueron populares entre 1970 y 1980.

Rosa Castillo tiene su Andino desde 1981. Desde hace 20 años lo utiliza para la venta de platos típicos. "Lo principal para mantener al carrito es cuidar el motor. Yo, a diario, lo traigo y llevo desde Cutuglagua hasta la Villaflora y funciona perfectamente", dijo.

En la Villaflora, estos 'agachaditos' son tradicionales. Según Christian Proaño, uno de los visitantes, la ventaja es que se los encuentra todos los días y hasta altas horas de la noche. "Vengo unas tres veces a la semana. Soy taxista y, cuando no se encuentran lugares abiertos uno puede llegar hasta aquí para comer. Además de que el sabor es bueno", dijo.

En el lugar, desde que los trabajadores de los vehículos detectan la llegada de un posible cliente, lo abordan con la oferta. Allí es posible acercarse a los camiones de comida o pedir el plato hasta el automóvil.

Según Policarpo Bohórquez, uno de los dirigentes de los comerciantes de la Villaflora, ese punto ya es una de las tradicionales huecas del sur de Quito. "Yo empecé con mi Andino hace más de 30 años. Desde el inicio fuimos tres comerciantes con tres vehículos Andino. Yo, para ampliar la capacidad de atención, lo cambié hace unos seis años. Pero aún tengo en buen estado a mi Andino", dijo.

La atención en el lugar, depende la afluencia de gente, puede extenderse hasta la madrugada. Los días de más afluencia son los jueves viernes, según los comerciantes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)