25 de marzo de 2015 17:19

Una conferencia para que los elefantes no se conviertan en 'refugiados políticos'

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1
Agencia AFP

Los representantes de una treintena de países y de ONG se reunieron este miércoles, 25 de marzo de 2015, en Botsuana para tomar medidas contra el tráfico de especies protegidas, que amenaza la supervivencia de elefantes, rinocerontes y tigres.

Dos días después de una conferencia íntegramente dedicada al elefante de África, éste vuelve a ser la estrella en la reunión de Kasane, al borde de los parques naturales del norte de Botsuana.

En la apertura de la reunión, el presidente gabonés Ali Bongo recordó que su país, junto a Botsuana, Chad, Etiopía y Tanzania, pidió una moratoria "de al menos 10 años para la venta de marfil, el tiempo para estabilizar nuestras poblaciones de elefantes".

En el continente quedan 470 000 elefantes pero entre 20 000 y 30 000 son matados cada año, y la población total no deja de disminuir.

Redes internacionales organizan la caza furtiva, y luego la exportación ilegal de marfil, esencialmente a China o Tailandia. Ahí, los colmillos de los elefantes cazados son transformados en estatuillas o en joyas.

"Nos preocupa saber qué grupos terroristas buscan nuevas fuentes de financiación gracias al tráfico de marfil", añadió el presidente de Gabón.

El tráfico de especies amenazadas genera, según los expertos, unos USD 19 000 millones en volumen de negocios, a nivel mundial.

En un apasionado discurso a los delegados de Kasane, el secretario de Estado británico de Medio Ambiente, Lord de Mauley, recordó los desafíos de esta lucha: "El tráfico ilegal de especies es grave. Es grave porque genera corrupción e inestabilidad, Es grave porque se roban recursos naturales a las comunidades locales, a una escala jamás vista antes. Es grave porque amenaza la existencia misma de las especies más emblemáticas ” .

La conferencia debe estudiar los efectos de las medidas decididas en 2014 en una reunión similar en Londres.

Esta reunión en Botsuana "es una oportunidad --prosiguió Lord de Mauley-- para mantener y consolidar el alto nivel de voluntad política al que llegamos el año pasado en Londres, y para acordar nuevas medidas esenciales para combatir el tráfico".

Cooperación entre servicios

Botsuana, de momento libre de caza furtiva, explicó el método que usa para preservar su población de 140 000 elefantes: la cooperación en el terreno entre el ejército, la policía, los servicios de inteligencia y la implicación de las comunidades rurales son elementos claves para lograr este éxito.

"Los elefantes son muy inteligentes, cuando se los molesta en un lugar, se desplazan a otra zona donde saben que estarán más seguros", explicó a la AFP Michael Chase, que trabaja en un censo de elefantes de África para la ONG Elefantes sin fronteras.

"En el caso de Botsuana, muchos de nuestros elefantes son refugiados políticos", asegura.

La conferencia proseguirá con las intervenciones de delegados de otros países, entre ellos los sudafricanos, que presentarán medidas contra la caza furtiva de rinocerontes, que se ha disparado en los últimos cinco años. El cuerno de este plácido herbívoro es utilizado en la medicina tradicional asiática, y se vende en polvo a precio de oro en los mercados asiáticos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)