1 de septiembre de 2016 00:00

420 714 afiliados al IESS también pagan un seguro privado

Cortesía asamblea El martes en la noche, se redactó el informe para segundo debate de mañana.

El 30 de agosto en la noche, se redactó el informe para segundo debate del 2 de septiembre. Foto: Cortesía Asamblea Nacional 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 45
Triste 4
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 17
Sebastián Angulo

Finalmente, la Comisión de Régimen Económico acogió la propuesta del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) para que esta entidad cubra el deducible de los afiliados que tienen seguro médico privado, siempre y cuando los pacientes sean derivados desde el mismo IESS a casas de salud privadas.

Esta es una de las cuatro modificaciones al proyecto de ley que, en la discusión del informe para segundo debate, pasó a llamarse Ley de Incentivos Tributarios para Varios Sectores Productivos e Interpretativa del Código Orgánico de Organización Territorial (Cootad).

En la sesión de la Comisión del 30 de agosto, Geovanna León, directora del IESS, expuso la sostenibilidad de la iniciativa que busca bajar el gasto en prestaciones de salud de la entidad. A cambio se ofrecen incentivos para que casas de salud y consultorios privados cubran esas atenciones médicas.

Hace dos años, 420 714 afiliados al IESS disponían de seguro privado. De ellos, un 26,5% fue atendido por el IESS o derivado a sus prestadores externos, porque la entidad no pudo dar el servicio. Lo anterior le generó un gasto de USD 71,5 millones; es decir, se gastaron USD 641,75por cada afiliado atendido.

La propuesta es que el IESS asuma el deducible si el afiliado opta por usar su seguro privado en lugar de las casas de salud del IESS.
El costo para el Seguro en seis años (2016-2021) estaría entre USD 154 millones y 703 millones. Sin embargo, la entidad se ahorraría por prestaciones de salud entre USD 616 millones y 2 812 millones, que asumirían las empresas aseguradoras.

Los beneficiarios podrán acceder a un sinnúmero de servicios como atención médica y profesional en diversas especialidades, terapia intensiva, medicamentos, ambulancia, cobertura dental, entre otros.

Pero en el estudio que presentó el IESS a la Comisión también identifica cuatro riesgos: liquidez, operativo, reputacional y legal.

En el caso del primero, el estudio señala que las empresas de medicina prepagada, alentadas por el IESS a asumir deducibles, pueden pactar precios superiores con los prestadores de servicios para su propio beneficio. Esta situación, podría representar mayores egresos para la entidad. Según el IESS, la iniciativa podría estar opuesta al ‘Estudio Actuarial del Seguro de Salud’, que sugería que la entidad debe gestionar y administrar el riesgo, usar tecnologías más eficientes y de menor costo, compartir el riesgo con afiliados y proveedores.

Otro de los posibles riesgos es que los pacientes soliciten consultas con más de un especialista para un mismo problema de salud; un chequeo para consultas que no ameritan especialista, sino que pueden ser solucionados por médicos generales o familiares; o una cesárea en lugar de parto natural.

El IESS podría correr riesgos de enfrentar procesos legales, en caso de no desem­bolsar los montos solicitados por las aseguradoras, debido a que la entidad pasa a ser un ente externo que asume la responsabilidad de pagar los deducibles.

Por ello, el IESS recomienda que la normativa sea clara y concisa y que “deberá identificar excepciones en el proceso del nuevo negocio” .

Se espera que el 2 de septiembre, en el Pleno de la Asamblea, se apruebe este proyecto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (7)