26 de junio de 2017 00:00

Afiliados y empleadores también deben pagar deuda con el IESS

El IESS posee un acelerador lineal que permite detectar cáncer en los pacientes. Foto: archivo / EL COMERCIO

El IESS posee un acelerador lineal que permite detectar cáncer en los pacientes. Foto: archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 232
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 5
Mónica Orozco

Una parte de la deuda existente con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) por atenciones médicas también debe ser cubierta por empleadores y afiliados, según el presidente de la entidad, Richard Espinosa.

Los empleadores analizan el tema, mientras los representantes de los trabajadores rechazan el posible cobro. Un informe de Contraloría que se publicó la semana pasada determinó que existe una deuda con el IESS. El organismo de control dispuso reintegrar esos valores a los estados financieros que habían sido dados de baja por el Seguro Social, entre octubre y septiembre del año pasado. A junio, esa deuda asciende a USD 2 878 millones.

Según el presidente del IESS, la Contraloría determinó que de ese valor USD 1 968 millones están relacionados con atenciones médicas de jubilados, personas con discapacidad y jefas de hogar, cuyo pago corresponde al Estado. En tanto, USD 910 millones se adeudan por atenciones de enfermedades catastróficas, valores que deberán ser cubiertos por afiliados, empleadores y el Estado. “Y vamos a cumplir con este tema”, dijo Espinosa en una entrevista televisiva, el jueves pasado.

El artículo 103, literal f, de la Ley de Seguridad Social, vigente desde el 2001, señala que los afiliados tienen derecho al tratamiento de enfermedades catastróficas, cuyo costo será cubierto por un fondo solidario que se financie con el aporte obligatorio del afiliado, del empleador y del Estado. Dicho fondo debía ser creado por el Ejecutivo a través de un reglamento, algo que nunca ocurrió, por lo que el IESS venía costeando estas atenciones a los pacientes.

En enero del 2015, el entonces presidente Rafael Correa emitió un Decreto con el que dispuso que mientras se crea ese fondo, las atenciones de este tipo de afecciones debían hacerse en las unidades médicas del Ministerio de Salud. En la práctica, el IESS no dejó de prestar estas atenciones. Para el presidente alterno del Frente Unitario de Trabajadores, José Villavicencio, el Ejecutivo tiene responsabilidad por no haber creado el fondo y, por tanto, debe ser el Estado el que pague ese valor.

“No podemos pagar porque era responsabilidad del Presidente el reglamento para poder crear ese fondo. Mientras no exista, nosotros no tenemos por qué aportar”. El Parlamento Laboral argumenta que debe prevalecer la norma constitucional, que establece que el Estado garantiza la universalización del derecho de acceso gratuito a la salud, incluida para personas con enfermedades catastróficas. “El IESS sigue cobrándonos un seguro de salud, cuando eso es responsabilidad del Estado según la Constitución del 2008”, dijo Fernando Ibarra, miembro de esta agrupación laboral.

El Parlamento Laboral pedirá hoy a la Superintendencia de Bancos que remueva a Espinosa y a la directora del IESS, Geovanna León, por haber eliminado de los estados financieros las cifras de la deuda del Estado con el IESS. Entre empleadores, el tema aún se analiza. Los representantes de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), de otros gremios productivos y de trabajadores se reúnen hoy para analizar el tema y pronunciarse sobre la deuda al IESS. Para el sector privado, el Seguro Social debe transparentar las cifras de la deuda total con el IESS y definir el plan de pagos.

“Habría que ver la proporción de la deuda del Estado y la de los afiliados y empleadores”, dijo Patricio Alarcón, presidente de la CCQ. En todo caso, el directivo señaló que el pago de enfermedades catastróficas se ha venido costeando con recursos del fondo de salud del IESS, que se alimenta del aporte del empleador, pero que “al final son recursos de los afiliados”. El sector privado reconocerá las obligaciones que debe atender, en la medida en que exista la base legal, consideró Enrique Pita, presidente de la Federación de Cámaras de la Construcción.

“Si se demuestra que el sector privado tiene una obligación pendiente, habrá que cancelar. No usaremos subterfugios como ha usado el Estado, para evitar el pago”. El presidente del Consejo Directivo del IESS comentó, el lunes pasado, que el pago que deberán hacer afiliados, empleadores y Estado para cubrir los valores pendientes por enfermedades catastróficas deberá determinarse por Decreto Ejecutivo, debido a la falta de un reglamento. El funcionario anunció que solicitará una reunión con el presidente de la República, Lenín Moreno, para definir detalles sobre este tema. Con el Decreto, según Espinosa, se deberá definir el porcentaje de aporte que pagarán afiliados, empleadores y Estado y, además, si estos pagos deben hacerse de manera retroactiva o en adelante.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (29)
No (4)