26 de abril de 2016 14:38

36 personas afectadas por el terremoto están en albergues de la Policía Metropolitana en Quito

Los menores de edad albergados en la zona Eloy Alfaro reciben apoyo de educadores comunitarios y terapias con canes. Foto: Cortesía Policía Metropolitana de Quito

Los menores de edad albergados en la zona Eloy Alfaro reciben apoyo de educadores comunitarios y terapias con canes. Foto: Cortesía Policía Metropolitana de Quito

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Mayra Pacheco

Los albergues de la Policía Metropolitana se han convertido en las viviendas temporales de las personas afectadas por el terremoto del 16 de abril. En estos sitios se han ubicado a 36 personas de los cantones Pedernales, Manta, Portoviejo, en la provincia de Manabí; de Esmeraldas, en Esmeraldas; y de Guamaní, en Quito.

Las personas se encuentran en los albergues de las zonas Eloy Alfaro (16 personas), en Eugenio Espejo (6), en La Delicia (8) y en Quitumbe (6), informó Juan Oviedo, inspector de la Policía Metropolitana y responsable de Comunicación Social.

En estos lugares se cuenta con camas, servicios higiénicos, cocina, espacios abiertos y salas para recibir terapia. Cada albergue tiene capacidad para 30 personas. La Policía Metropolitana de Quito dispone de nueve de estos albergues. Ahí se incluye seguridad.

La alimentación, asistencia médica, ayuda psicológica se coordina entre el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y el Patronato San José del Municipio de Quito.

La estadía de estas personas en los albergues dependerá de las circunstancias de cada familia. Hay gente que está ocupando estos sitios porque perdió sus casas, tienen parientes en casas de salud o buscan un nuevo lugar para rehacer sus vidas.

Roberto Largo, quien vino desde Pedernales con sus tres hijos y reside en un albergue de Eloy Alfaro, comentó que hará una nueva vida en Quito con su familia.

Este 26 de abril él tiene previsto empezar a trabajar a medio tiempo en una empresa de limpieza. En cambio sus hijos, quienes tienen discapacidad auditiva y uno física, recibirán terapias de canoterapia e hipoterapia. "Quiero dejar lo que viví en Pedernales atrás", comentó Largo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)