12 de febrero de 2016 20:50

Afectados por la explosión en La Kennedy no pudieron dormir por el miedo y por el frío

Las familias afectadas por la explosión pasaron frío en la noche a causa de las ventanas rotas. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Las familias afectadas por la explosión pasaron frío en la noche a causa de las ventanas rotas. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 4
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
Fernando Medina

"Fue como dormir en la calle". Así, comentaron los vecinos que fueron afectados por la explosión ocurrida la mañana del jueves 11 de febrero del 2016, en la calle De los Pinos y pasaje Días Riveros, sector La Kennedy, en el norte de Quito.
Este criterio lo vertieron tras pasar la noche sin vidrios en sus ventanas. Este evento afectó a 60 casas ubicadas a 80 metros a la redonda del sitio del siniestro.

La tarde de este viernes 12 de febrero contaron que "no pegaron el ojo en toda la noche" por dos razones. La primera el intenso frío que ingresaba a las habitaciones ya que los plásticos que se colocaron provisionalmente no fueron suficientes para evitar que el viento ingresara. Por tal motivo tuvieron que dormir más abrigados: por ejemplo usaron dos pantalones, dos chompas y varias cobijas.

De hecho, así fue como Aída Herrera pasó la noche. Ella vive en el sector desde hace 40 años y dice que recordar los momentos de la explosión le genera angustia, pues el estruendo que se escuchó en el barrio asemejaba a un terremoto. Lo mismo cuentan Milagro Peña y Zoraida Osorio. Ellas también viven en el sector y a las 18:00 de hoy terminaron de colocar las 17 ventanas que se rompieron. Sus familiares también pasaron una mala noche. El frío hizo que durante la madrugada no pudieran estar tranquilos.

La segunda razón de este malestar fue el miedo generado por la inseguridad. Según los vecinos, la tarde del jueves y la de este viernes 12 pudieron ver personas sospechosas que miraban las casas. Tres patrulleros y motocicletas vigilan el sector, permanentemente.

Pero la preocupación en este sector de La Kennedy todavía no desaparece. En las calles y veredas continúan pedazos de vidrios. Hay cables de luz que todavía no están en su sitio.

En el transcurso de este fin de semana, los afectados dedicarán tiempo para arreglar los daños, principalmente la reposición de los vidrios rotos y algunas puertas afectadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)