21 de February de 2015 21:08

Cuatro cambios en los valles por el aeropuerto

En la entrada al aeropuerto se construye el Hotel Whyndham Gran Cóndor, proyecto de Grupo Nobis y Quiport. Al momento registra un avance del 38%. Será entregado a inicios de 2016. Foto: otos: Alfredo Lagla /EL COMERCIO

En la entrada al aeropuerto se construye el Hotel Whyndham Gran Cóndor, proyecto de Grupo Nobis y Quiport. Al momento registra un avance del 38%. Será entregado a inicios de 2016. Foto: otos: Alfredo Lagla /EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 54
Valeria Heredia T. Redactora (I)

Nuevos negocios, mejores servicios e infraestructura, vías rápidas y más plusvalía son parte de los cambios que se han registrado en estos dos años de funcionamiento del Aeropuerto Mariscal Sucre, en Tababela.

Ahora, desde temprano se observa el paso constante de vehículos públicos y particulares. El mismo movimiento se ve en los negocios: parqueaderos, restaurantes, tiendas, farmacias... Incluso, se divisan nuevas edificaciones para viviendas y para los nuevos hoteles de grandes cadenas que se asentarán en la vía Alpachaca.

Conectividad vial
Cuando el Mariscal Sucre inició sus operaciones tuvo que enfrentar un problema: la falta de vías rápidas. Desde el año anterior, este inconveniente se superó, ya que se habilitaron las dos conexiones viales planificadas: la vía Collas (norte) y la Ruta Viva (sur).

Esto facilitó el traslado de los pasajeros a Tababela. Antes por la Interoceánica, por la que circulaban cerca de 210 392 automotores, los conductores se demoraban cerca de una hora y media o dos. Ahora, lo hacen en 40 minutos, ya que se redujo la carga vehicular a 107 931. Esto se dio por la apertura de la Ruta Viva (85 687 vehículos).

A estas arterias se suma la E35, conexión El Colibrí-Cusubamba, que finalizará en julio.

Más negocios y plusvalía
El costo de los terrenos en las parroquias de influencia y la llegada de más negocios son parte de la nueva dinámica en las zonas aledañas a la terminal aérea. Tababela, Pifo y Yaruquí son las zonas que mayores cambios han tenido.

Por ejemplo, en Pifo se asentaron cerca de 10 restaurantes, siete hoteles pequeños, dos notarías y estudios jurídicos, entre otros. Hugo Corral, quien levantó su florería hace cuatro meses, dijo que lo hizo porque el comercio se dinamizará más por las facilidades que ahora tienen los pasajeros.

Otro de los cambios que se registran es el aumento de los precios de los terrenos. Su valor creció por la llegada del aeropuerto y de vías como la Ruta Viva y la E35. Por ejemplo, en 2013 en Cumbayá el precio del metro cuadrado de terreno estaba en USD 113. Ahora, está en USD 174. Y en Tababela, en 2013 alcanzó a USD 105. Hoy, 126.

Para Fabricio Yépez, docente universitario, el valor de la tierra se incrementa por su demanda. “La facilidad de acceso a estas permite desarrollar proyectos inmobiliarios de interés para los clientes”. Sin embargo, los precios podrían aumentar porque la tierra de esta zona es atractiva. Así lo aseguró Rafael Portilla, del portal Plusvalía.

Las operaciones
Uno de los aspectos importantes es el incremento de pasajeros, en especial, extranjeros. Entre febrero del 2014 y febrero de este año se movilizaron cerca de seis millones de personas. Según datos proporcionados por Quiport, empresa encargada de las operaciones, el crecimiento se dio en un 12 por ciento. El exaeropuerto, ubicado en Chaupicruz, cerró con aproximadamente 3 millones de pasajeros al año.

Este flujo de pasajeros de Tababela llamó la atención de las aerolíneas quienes le apostaron a habilitar nuevas rutas y frecuencias. Por ejemplo, en diciembre pasado inició sus operaciones VivaColombia (aerolínea de bajo costo). Y el mes pasado LAN abrió una ruta directa a Galápagos...

Para Nicolás Larenas, experto en el sector de la aviación, las operaciones se han ido consolidando de manera efectiva, lo que apoya al crecimiento turístico del país. Según el analista, hay nuevas aerolíneas interesadas en llegar a Quito. Estas son: Air Canada, Aerolíneas Argentinas, entre otras.

Diariamente, la dinámica de la terminal aérea es ágil. Cientos de pasajeros llegan para tomar sus vuelos. William Crespín acostumbra a venir a Quito dos veces por mes, por motivos de trabajo. “Es moderno y cuenta con mayor tecnología”.

En los próximos meses, la terminal aérea tendrá más cambios para mejorar sus operaciones. En mayo se prevé que esté lista la segunda fase, de 7 910 metros cuadrados. A inicios del 2016 finalizará la construcción del Hotel Wyndham Gran Cóndor, una estación de servicios...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (2)