20 de febrero del 2016 00:00

El aeropuerto de Cotopaxi reduce su actividad

Además de vuelos comerciales, desde el Aeropuerto Internacional de Cotopaxi se realizan envíos de flores al exterior. La terminal fue intervenida y readecuada en el 2009. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Además de vuelos comerciales, desde el Aeropuerto Internacional de Cotopaxi se realizan envíos de flores al exterior. La terminal fue intervenida y readecuada en el 2009. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 54
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 12
Redacción Negocios

La reducción de la actividad en el Aeropuerto Internacional de Cotopaxi movilizó ayer a empresarios y autoridades de la provincia. La preocupación es que con la suspensión de los vuelos de pasajeros de la estatal Tame entre Latacunga y Coca, en Francisco de Orellana, y de los vuelos nocturnos de esta misma aerolínea, el aeropuerto quedaría subutilizado.

Si bien en esta terminal operan firmas como Líneas Aéreas Cuenca (LAC), Saereo y Centurión, las frecuencias son esporádicas. Tame tenía tres frecuencias diarias, pero desde el 29 de enero pasado solo mantiene una.

El vuelo Latacunga-Coca era diario. El horario de salida de este vuelo era a las 10:00 y el retorno a las 14:00.

La disposición de suspender esta frecuencia por parte de los directivos de la aerolínea estatal rige desde el viernes 29 de enero. La baja ocupación de los aviones motivó la decisión, según los voceros de Tame.

En septiembre pasado ya se había suspendido los vuelos nocturnos de la estatal entre Latacunga y Guayaquil por el incremento de la actividad eruptiva del volcán y la baja demanda de pasajeros. Pero una vez que la situación se normalizó los vuelos no se reactivaron.

Las operaciones de Tame permitían que trabajadores, técnicos y comerciantes se movilicen a sus trabajos o negocios en la Amazonía o el ‘Puerto Principal’. Tame también adelantó el itinerario de vuelo de Guayaquil a Latacunga, a las 06:00 la salida y a las 07:30 el regreso, aunque este aún se mantiene activo.

Las autoridades temen, además, que las actividades de carga que se realizan desde esta terminal aérea también se suspendan, así lo dijo Patricio Sánchez, alcalde de Latacunga.

El funcionario informó que las pérdidas económicas para la provincia serían cuantiosas, se perderían plazas de trabajo y, además, dice que se corre el riesgo de que esta infraestructura se convierta “en un elefante blanco”.

Sánchez, junto al prefecto Jorge Guamán y los empresarios Alberto Salvador y Hernán Torres estuvieron ayer en Guayaquil para tratar este tema. Una de las gestiones de las autoridades latacungueñas fue con Paola Carvajal, gerenta de la estatal Tame, a quien solicitaron la reapertura de los vuelos nocturnos. Sánchez dijo que la funcionaria se habría comprometido a visitar el próximo martes Latacunga.

La delegación cotopaxense propone que se entregue el aeropuerto a la provincia. “Una mancomunidad de los siete alcaldes y de la Prefectura nos permitiría concesionar la terminal aérea a una corporación internacional. La administración y la potenciación sería similar a la terminal de Guayaquil, pero desde la Sierra centro”, según Sánchez.

Por esta razón, la comitiva también se reunió ayer con Nicolás Romero, gerente de la Autoridad Aeroportuaria de Guayaquil para conocer cómo se administra esta terminal.

Hasta marzo del 2015, según datos de los técnicos de la Cámara de Comercio de Ambato, 5 000 pasajeros mensuales utilizaban la terminal aérea de Cotopaxi. El 80% de ellos son industriales de Tungurahua y el resto de Chimborazo, Pastaza, Bolívar y otras.

Según Patricio Chérrez, titular de la Cámara de Comercio de Ambato, la suspensión de los vuelos nocturnos fue un error. Dijo que las frecuencias ayudaban a los empresarios de la zona, en especial de Ambato.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (4)