25 de April de 2015 20:12

Las aerolíneas locales presentan cifras en rojo

Datos de la Superintendencia de Compañías muestran pérdidas en el 2012 y el 2013. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO.

Datos de la Superintendencia de Compañías muestran pérdidas en el 2012 y el 2013. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 23
Triste 5
Indiferente 11
Sorprendido 17
Contento 9
Pedro Maldonado
Redactor (I)

"El 2014 fue menos malo que el 2013 y esperamos que este año sea menos malo que el 2014”.Con esta frase, el director ejecutivo de Lan Ecuador, Manuel Van Oordt, explica la situación financiera de la aerolínea que es parte del grupo Latam.

Las palabras del ejecutivo sirven también para ilustrar el estado de las aerolíneas que cubren el mercado doméstico ecuatoriano. Los resultados financieros de Lan Ecuador, Avianca Ecuador y la estatal Tame muestran cifras en rojo, según datos de la Superintendencia de Compañías y de la aerolínea ecuatoriana.

La primera tuvo una pérdida neta de USD 40 millones en el ejercicio 2013 y de 14 millones un año antes. A Avianca le fue menos mal: el estado financiero habla de una pérdida de USD 408 512 en el 2013 y de una ganancia de USD 75 228 en el 2012.

Los datos del ejercicio económico del 2014 aún no están disponibles en la Superintendencia de Compañías. Las empresas tienen hasta el 30 de abril para presentar sus resultados financieros.

Los representantes de las aerolíneas no detallaron las cifras del ejercicio del 2014. Se limitaron a decir que fueron mejores frente al 2013, aunque no se registraron ganancias.

Van Oordt explica que el mercado nacional se reajustó y la aerolínea está transportando hoy el mismo número de pasajeros que en el 2012.

Este ejecutivo explica que entre 2012 y 2014 el sector ha sufrido tres cambios que afectaron las finanzas. El primero fue en 2012, cuando se eliminó el subsidio a los combustibles, que puede representar hasta el 40% de los costos de una aerolínea. “Esto generó una nueva estructura de costos a la que todavía nos estamos ajustando”.

El segundo fue el inicio de operaciones del aeropuerto de Tababela, en febrero del 2013, que redujo un 30% el número de pasajeros que Lan Ecuador transportaba entre Quito y Guayaquil. Y el tercer cambio fue el movimiento de la competencia, que abrió nuevas rutas locales e internacionales.

La estrategia de Lan Ecuador para enfrentar la situación consistió en redistribuir sus vuelos locales y utilizar aviones de menor capacidad como los Airbus A319. “Los números muestran una pérdida muy grande y queremos revertirla en el 2015”. La aerolínea se llevó el 28,6% del mercado en 2014.

EnAvianca Ecuador también se reconoce un impacto. Julio Gamero, vicepresidente de las Unidades de Negocio de Avianca en Ecuador, coincide en que el retiro del subsidio y el traslado a Tababela restó competitividad en la operación.

Gamero añade que ser parte del holding Avianca permite potenciar los esfuerzos operativos y comerciales. “Tras la compra de AeroGal, en el 2010, el grupo realizó una importante capitalización a la operación en Ecuador, lo que permitió consolidar la aerolínea. Pero no hay que olvidar que las inversiones en aviación son de largo plazo por la naturaleza del negocio”, dice el vocero de la aerolínea que el año pasado se hizo del 20,1% del mercado.

La situación de la estatal Tame, que tiene el 51% del mercado doméstico, es negativa. Los datos publicados en su página web indican que en el 2013 el resultado financiero arrojó un déficit de USD 29,4 millones en la ejecución del presupuesto del 2013 y de 3,3 millones hasta noviembre del 2014.

Este Diario buscó la versión de la aerolínea estatal, pero en la oficina de comunicación se informó que tras la salida de Fernando Guerrero de la Gerencia General de la empresa pública (a mendiados de marzo), no existe aún un vocero autorizado para tratar el tema.

Rafael Farías, exgerente de Tame, añade un elemento. En el 2013, dice, el mercado sintió una guerra comercial. “Las empresas aumentaron frecuencias, redujeron tarifas y eso afectó los ingresos ”.

Además, según Farías, en el desempeño de cada aerolínea hay decisiones que inciden en el desempeño. En el caso de Tame, por ejemplo, la apertura de nuevas rutas internacionales como a Nueva York incidió en la parte financiera.

Farías, quien también ocupó cargos ejecutivos en AeroGal y Santa Bárbara Airlines, considera que el negocio de las aerolíneas es cíclico y las cifras del 2014 deberían mostrar una reducción de las pérdidas.

Según la Dirección General de Aviación Civil, entre el 2013 y el 2014 hubo un decrecimiento del 0,66% en el transporte de pasajeros domésticos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (3)