3 de febrero de 2015 10:21

Aerolíneas estadounidenses quieren volar a Cuba tras deshielo

Al menos cinco aerolíneas estadounidenses, entre ellas American Airlines, quieren ofrecer en un futuro próximo vuelos comerciales directos a la isla. Foto: AFP.

Al menos cinco aerolíneas estadounidenses, entre ellas American Airlines, quieren ofrecer en un futuro próximo vuelos comerciales directos a la isla. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Agencia DPA
Washington

El día en que un estadounidense pueda reservar por Internet un asiento en un vuelo comercial a Cuba en un aerolínea norteamericana está cada vez más cerca gracias al reciente deshielo diplomático entre Washington y La Habana y el levantamiento de ciertas restricciones de viajes a la isla.

Al menos cinco aerolíneas estadounidenses - American Airlines, United, JetBlue, Southwest y Delta - quieren ofrecer en un futuro próximo vuelos comerciales directos a la isla, según confirmaron a DPA sus portavoces. "United tiene planes para lanzar un servicio a Cuba, sujeto a la aprobación del gobierno, desde Houston y Texas, donde la aerolínea tiene sus mayores centros de conexiones internacionales (hub, en inglés)", explicó Rahsaan Johnson, portavoz de United Airlines.

En JetBlue se declaran 'impacientes' en lanzar vuelos comerciales desde varias ciudades estadounidenses a la isla. American Airlines y Southwest también está interesadas cuando sea legal hacerlo.

El senador republicano Jeff Flake, coautor de un proyecto de ley en el Senado para eliminar las restricciones de viaje a Cuba para los estadounidenses, estima que las aerolíneas podrán brindar este servicio 'dentro de un año'.

Pero antes de que las compañias aéreas puedan ofertar vuelos comerciales directos en aviones de línea regular a la isla, Washington y La Habana deberán negociar un nuevo acuerdo de transporte aéreo, ya que el actual está obsoleto, pues se firmó en 1953. Mientras tanto, los cubano-americanos con familia en Cuba y estadounidenses con autorización para viajar a la isla tendrán que seguir reservando sus asientos en vuelos charter a través de agencias de viaje autorizadas por Washington.

Actualmente los vuelos de Estados Unidos a Cuba están estrechamente regulados por el Departamento del Tesoro y el Departamento de Transporte de Estados Unidos. Algunas aerolíneas - American Airlines, Delta, Sky King y JetBlue- operan vuelos charter directos a Cuba, pero sólo pueden viajar en ellos un número limitado de personas autorizadas por Washington.

"Sólo aquellos viajeros autorizados por el gobierno estadounidense pueden reservar un asiento en un vuelo charter directo desde Estados Unidos. Debido al embargo de Estados Unidos a Cuba, los viajeros interesados no podrán encontrar vuelos a Cuba en Internet o a través de aerolíneas comerciales", explica en su web la agencia de viajes InsightCuba, que opera en la isla desde 2000 y envía a unos 3 000 estadounidenses cada año a Cuba. American Airlines tiene desde hace 15 años vuelos charter a Cuba desde los aeropuertos de Miami y Tampa.

"Actualmente ofrecemos 20 vuelos charter a Cuba por semana", explicó Martha Pantin, portavoz de American Airlines. Pantin precisó que "el proceso para reservar esos vuelos charter se hace por agencias que trabajan directamente con las compañías charter". JetBlue ofrece desde 2011 vuelos charter desde Fort Lauderdale y Tampa.

"La fuerza de nuestro programa existente de vuelos charter nos proporciona una base sólida para una futura expansión en Cuba", señaló Robert Land, directivo de JetBlue. Las restricciones a los viajes de los estadounidenses han suspuesto un elemento clave en los esfuerzos de Washington para aislar a la isla desde los años 60.

Tras la llegada de Obama a la Casa Blanca se levantaron algunas de estas restricciones de viajes, aunque hacer turismo en la isla seguirá estando prohibido para la mayoría de los estadounidenses. Desde 2009, los cubano-americanos pueden viajar a la isla a ver a sus familiares sin restricciones.

En 2011, se ampliaron los viajes a un número limitado de estadounidenses, como familiares, periodistas, funcionarios del gobierno, religiosos y cooperantes humanitarios. Y desde enero, tras la flexibilización del embargo, los estadounidenses que entren dentro de esas categorías no necesitarán pedir un permiso para viajar a la isla y podrán usar tarjetas de crédito y débito de bancos estadounidenses durante su estancia, algo prohibido hasta ahora.

Un grupo de senadores demócratas y republicanos presentó la semana pasada un proyecto de ley para que todos estadounidenses puedan viajar sin restricciones a la isla. Cuba es el único país del mundo en el que los estadounidenses tienen prohibido hacer turismo. Sólo el Congreso puede aprobar el levantamiento total de las restricciones a los estadounidenses a viajar a la isla.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)