29 de julio de 2015 20:07

Seis adultos mayores buscan a sus familiares

De un total de 104 residentes en el lugar, 24 son considerados NN, porque se desconoce su identidad. Fotos: Vicente Costales/ EL COMERCIO.

De un total de 104 residentes en el lugar, 24 son considerados NN, porque se desconoce su identidad. Fotos: Vicente Costales/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 33
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Ana María Carvajal

Es difícil entender lo que dicen y ganarse su confianza. Son seis adultos mayores cuya memoria ha ocultado recuerdos de lugares, familiares, amigos o vivencias y que apenas logran decir algún detalle que se convierte en una pista para descifrar su identidad.

Desde hace algunas semanas se refugian en el Hogar de Vida
N°1
, junto a otras 96 personas que llegaron, en su mayoría, en condiciones deplorables. A algunos los lleva la Policía Nacional, a otros, personas que los encontraron vagando por las calles y a otros los ha encontrado personal de la Unidad Patrimonio Municipal San José, de Quito.

En lo que va del año, solo cinco adultos mayores que fueron atendidos en este centro, ubicado en Conocoto, pudieron regresar a sus hogares, junto a sus familiares. De un total de 104 residentes en el lugar, 24 son considerados NN, porque se desconoce su identidad.

Algunos viven ya algunos meses o años en la antigua casa, rodeada por patios y jardines.

Patricia Chiguano, trabajadora social del Hogar de Vida, se acerca a estas personas para conversar con ellas y tratar de conseguir algún dato o pista que sirva para saber cómo se llaman, de dónde vienen y si tienen una familia que los está esperando o no.

Ella explica que más allá de un nombre, el conocer la identidad de estas personas es muy importante para que reciban de mejor manera una atención médica o, en caso de que el peso de los años y las enfermedades les ganen la batalla, se pueda darles una sepultura digna. De lo contrario, un cuerpo sin vida sin una identidad definida termina en la morgue y, posiblemente, en una fosa común.

Lorena Pazmiño, la coordinadora del centro, dice que muchas veces los ancianos son referidos por hospitales o por policías. Llegan desorientados, golpeados, enfermos, sucios y hambrientos. Al principio suelen estar alterados o a la defensiva, pero luego se abren poco a poco. El personal del centro se gana su confianza, habla con ellos y aprende a tratarlos según la personalidad y las necesidades de cada uno.

Si usted conoce a alguno de ellos, puede llamar al 234 9432, extensiones 103 o 104 o acudir a la casa de acogida, ubicada en la av. Jaime Roldós N4210 y av. Pichincha, en la ciudadela INFA o del Niño, en Conocoto. La mayoría dice conocer su nombre, pero debido a sus problemas de memoria y de estabilidad emocional, no se puede concluir si se trata de su real identidad.

Guadalupe Tapia Murillo

Guadalupe Tapia

Llegó a mediados de julio al Hogar de Vida. Ella afirma que ese es su nombre, pero a veces cambia el orden de su apellido a Murillo Tapia. Tiene problemas de lenguaje, pero se da a entender con un poco de paciencia. Tiene una edad aproximada de entre 70 y 75 años y afirma que es de Ibarra. Llegó al lugar en condiciones deplorables.

Luis Pillajo

Luis Pillajo

Fue referido al sitios desde el Hogar de Vida 2, en junio pasado. Fue abordado en el centro de Quito, en situación de mendicidad. Posiblemente tenga entre 70 y 75 años. Aunque tiene la capacidad de hablar, se niega a hacerlo y se aleja de las personas que intentan acercarse a él o tocarlo, sin embargo no es agresivo. La trabajadora social del centro buscó en el registro civil y encontró que posiblemente don Luis es de Santo Domingo, pero no se descarta que se trate de un homónimo.

Dina Ortiz Pacheco

Dina Ortiz

Miembros de la Policía Nacional la encontraron hace una semana en Quitumbe, en el sur de Quito. Llegó al Hogar de Vida en malas condiciones físicas y su aspecto estaba descuidado. Al parecer tiene 70 años de edad o menos. Afirma que tiene esposo y dos hijos. Prefiere no hablar y tiene actitudes agresivas.

Luis Luciano Guachamín

Luis Luciano Guachamín

Personas que lo vieron deambulando pidieron ayuda al Hogar de Vida, en junio. Lo encontraron golpeado y enfermo y lo llevaron para que recibiera atención médica en un Centro de Salud. Él afirma que es de Cotocollao y aparenta una edad de entre 70 y 75 años. El personal de la casa de acogida lo llevó a ese sector, para ver si reconocía en dónde estaba su casa o a alguno de sus vecinos, sin embargo, él no pudo ubicar nada familiar, pese a que recordaba el nombre de algunas de las calles. Ese nombre no consta en el registro, según la trabajadora social del Hogar de Vida.

Carmen Amelia Vargas Hidalgo

Carmen Amelia Vargas Hidalgo

En el Registro Civil sí aparece una persona con ese nombre, en Guayaquil. Ella solo recuerda que vive en Quito, cerca de una bomba de gasolina, pero no sabe la dirección. Ya lleva algunos años viviendo en el Hogar de vida. Fue diagnosticada con Alzheimer.

María Belén o Shushú

Shushu

Vivió por un tiempo junto a una familia que la acogió, pero ellos ya no podían continuar cuidándola y la llevaron al Hogar de Vida N°2. La remitieron al Hogar de Vida N°1 en mayo pasado. Tiene una edad aproximada de entre 70 y 75 años. Las personas que la cuidaban afirman que vivía en la puerta de una fábrica y cuando decidieron rescatarla, la llamaban Shushú, de cariño. En la casa de acogida decidieron cambiar por María Belén, para que pueda ser atendida en centros de salud. Se presume que sí tiene familia propia, porque ella tiene una dentatura postiza en buenas condiciones, a diferencia de otros adultos mayores, que carecen de piezas dentales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (0)