1 de noviembre del 2016 00:00

Acuerdo con la Unión Europea elimina arancel a licores

En la distribuidora de licores Eco 1, ubicada en el norte de Quito, apenas el 20% de su oferta es importada. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

En la distribuidora de licores Eco 1, ubicada en el norte de Quito, apenas el 20% de su oferta es importada. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 4
Indiferente 11
Sorprendido 4
Contento 305
Carolina Enríquez
y Giovany Astudillo (I)

Una reducción de precios en los licores que lleguen de la Unión Europea (UE) será una de las consecuencias del acuerdo comercial multipartes firmado entre Ecuador y el bloque, según importadores.

El convenio establece que al entrar en vigencia, que se prevé para el 1 de enero del 2017, la desgravación arancelaria para licores será inmediata.

Actualmente, las bebidas alcohólicas que ingresan al país pagan un arancel mixto de 1% más USD 0,25 por grado alcohólico.

Según Felipe Cordovez, titular de la Asociación de Importadores de Licores, ambos rubros se eliminarán. Sin embargo, mientras estén vigentes las salvaguardias, los licores gravados seguirán pagando el porcentaje determinado según su tipo. A esto hay que agregarle el pago del impuesto al valor agregado (IVA) y el impuesto a los consumo especiales (ICE).

Pese a ello, sí habrá una reducción de precios, que diferirá según el tipo de licor. “En el caso del whisky, por ejemplo, será la mitad del precio actual”.

La importación de licores desde la UE, según la Asociación, representa actualmente un 10% del total, lejos de lo que era en el 2012. Los ajustes arancelarios y tributarios que ha realizado el Gobierno afectaron, dijo el empresario.

Los comercializadores del producto en el país concuerdan con esta situación. Edy Castillo, presidente de la Federación Nacional de Distribuidores y Expendedores de Licores, explicó que, por ejemplo, en la distribuidora Eco 1, apenas el 20% del total de productos es importado y de este porcentaje un grupo mínimo es europeo.

Destacó los resultados obtenidos con el acuerdo y calcula que, en promedio, el costo de los licores se reducirá en un 30%. Espera que, a la par de la desgravación, se aceleren los trámites en la Aduana para la nacionalización del producto.

Este empresario también dijo que está a la expectativa de qué impacto pueda generar para el sector la puesta en práctica del etiquetado a las bebidas alcohólicas nacionales, que se prevé hasta fin de año.

El etiquetado de los licores era uno de los temas preocupantes para la Unión Europea. Con relación a este tema había dos solicitudes de los europeos: que los sellos fiscales para las bebidas espirituosas importadas (whisky, ron, tequila y vodka) se coloquen en todos los distritos aduaneros y no solo en Guayaquil; y que las etiquetas también se apliquen en los licores nacionales.

El primer punto se resolvió el pasado 11 de octubre, cuando la Aduana publicó el Manual para la importación de licores sujetos al sistema de verificación de etiquetas fiscales. Esto permitirá que los sellos se pongan en el depósito aduanero donde estén las botellas.

Mientras que el segundo aspecto se solucionará con la marcación, a cargo del Servicio de Rentas Internas (SRI). Se trata de un componente físico de seguridad (etiqueta o código seguro) que se aplicará en las botellas de licor nacional (industriales y artesanales, incluidas las cervezas); así como en las cajetillas de cigarrillos producidas localmente.

Al igual que en el caso de los importados, los sellos para las botellas nacionales tendrán información del origen, la cantidad y otra información que se podrá leer a través de un código. El control por parte del SRI se realizará a través de dispositivos de lectura especial.

Con esto, el SRI contará con información sobre la producción y verificarán que el producto cuente con Registro Sanitario, lo que permitirá a las autoridades mejorar el control de su procedencia y así evitar el ingreso de producto de contrabando, explicó Paola Hidalgo, subdirectora de la autoridad tributaria.

Para la colocación de las etiquetas se contrató, a través de un proceso público, a la empresa Sicpa por USD 72,6 millones. Se prevé que se sellarán 6678 millones de unidades en cinco años.

La empresa implementará el sistema de marcación para todos los productores nacionales de cigarrillos, bebidas alcohólicas y cerveza; pero solo en 14 plantas industriales se colocarán equipos automáticos de marcación. Sicpa trae la tecnología, las máquinas, el sistema, dijo Hidalgo.

Claudio Patiño, gerente de Desarrollo Agropecuario (Ron San Miguel), explicó que su compañía ya fue visitada para constatar las instalaciones, pero hasta la semana pasada aún no se conocía cómo se iba a instalar el sistema.

El gerente de Embotelladora Azuaya, Jorge Talbot, dijo que es interesante la medida porque ayudará a frenar la competencia desleal del contrabando y de las bebidas alcohólicas de fabricación clandestina en el país. Indicó que hasta la semana pasada aún no les confirmaban el valor a pagar, que deberá ser asumido por la empresa. Hidalgo dijo que se pagará un centavo de dólar por producto marcado. El etiquetado arrancará en diciembre, con un plan piloto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (39)
No (8)