24 de julio de 2014 00:05

El acuerdo con la Unión Europea elimina el arancel al licor

galo paguay / el comercio
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 22
Triste 2
Indiferente 14
Sorprendido 102
Contento 1
Carolina Enríquez. Redactora 
negocios@elcomercio.com

Mejores condiciones de acceso a los licores europeos, como parte del acuerdo comercial con la Unión Europea (UE), entusiasma a importadores y comercializadores de estos productos en el país.

El pasado jueves el ministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira, anunció el cierre de las negociaciones para concretar dicho convenio, el cual entraría en vigencia, tentativamente, en el 2016.

Durante el proceso se revisaron temas vinculados a accesos de productos agrícolas e industriales. También se definieron las condiciones de ingreso al país de algunos productos europeos, entre los cuales están las bebidas alcohólicas.

“En el caso de los licores estos se desgravarán de manera inmediata una vez entrado en vigencia el acuerdo”, indicó Roberto Betancourt, jefe negociador del equipo ecuatoriano.

Hasta ayer los importadores y comercializadores desconocían estos resultados. Sin embargo, indicaron que una de las consecuencias de la desgravación arancelaria, en caso de que eso implique que todos los licores europeos ingresaren al Ecuador con cero arancel desde el primer día de vigencia, sería la reducción de precios de esos productos.

“Esto nos va a favorecer porque con mejores costos podremos vender más. Había bajado bastante el negocio por los impuestos fijados sobre los licores. La importación de bebidas espirituosas cayó en un 24% entre el 2012 y el año pasado”, manifestó Marcelo Ruiz, representante de la distribuidora de licores La Bola de Oro.

Con esto último se refiere a que desde el pasado 15 de junio del 2012, cuando el Comité de Comercio Exterior (Comex), emitió la Resolución 63, 20 variedades de bebidas alcohólicas en el país, entre las que están el whisky, las cremas, el vodka, entre otras, pagan un arancel mixto de 1% y USD 0,25% por grado alcohólico.

Además, sobre estos productos se grava el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto a los Consumos Especiales (ICE). Este último impuesto, según el jefe negociador ecuatoriano, se mantendrá.

Aún así, Edy Castillo, presidente de la pre Asociación de Distribuidores de Licor de Quito, cree que se abaratarán los productos y mejorará la comercialización de los mismos.

Un whisky Johny etiqueta negra, por ejemplo, podrá pasar de USD 78 a 40, aproximadamente. No obstante, esto dependerá de que se haya incluido dentro de una lista de desgravación a todos los licores.

En el caso de Ecuador, se desconoce si la desgravación total aplica para todas las bebidas alcohólicas europeas. En los acuerdos de Colombia y Perú, por ejemplo, se estableció la desgravación inmediata total a una lista de bebidas alcohólicas. Asimismo, para otro grupo de licores se fijaron períodos especiales de desgravación como en el caso del whisky, el vodka, entre otros.

En el primero, por ejemplo, se determina que la desgravación será en 11 períodos iguales hasta llegar a la eliminación total del arancel. Una cosa similar sucede con el segundo.

Los importadores buscan conocer detalles del acuerdo comercial, para ver si es similar a los textos firmados por los países vecinos, según indicó Felipe Cordovez, presidente de la Asociación de Importadores de Licores del Ecuador.

“Estamos esperando que nos notifiquen formalmente (…) Esperamos conocer cómo va a ser el proceso de desgravación. Tendríamos que leer el texto original”, dijo el empresario.

Desde el gremio se indicó que alrededor del 50% de las importaciones de este sector viene de Europa. Entre los productos que ingresan están whisky escocés, vinos, espumantes, triple sec francés, jerez y aperitivos. Además, cada negocio tiene una preferencia en mayor o menor grado por los productos de la UE.

En La Bola de Oro, por ejemplo, el 25% de los productos que se comercializan tiene ese origen y en la Distribuidora Edca es alrededor del 75%. En la empresa Tuit and Drink el 30% del licor llega de la Unión Europea.

Para Pablo Villegas, representante de este último negocio, con mejores condiciones de acceso y precios más asequibles para bebidas alcohólicas se dará un golpe al contrabando, que proviene principalmente de Perú y Colombia.

Estos países, que poseen acuerdos con la UE y EE.UU., ofrecen licores con precios más bajos. La botella de whisky más barata en esos países cuesta entre USD 10 y 20, mientras que en el país llega a 30. En el caso del vodka, en dichas naciones tiene un valor de
USD 8 y en Ecuador 30.

Esto llevó a que el licor ingrese por las fronteras de contrabando. En Quito, el producto que ingresa de forma ilícita se ofrece directamente en negocios o, incluso, a través de redes sociales, con entrega a domicilio. Los informales registraban ganancias del 25% hace un año.​

Los importadores aseguran que la Aduana ha trabajado fuertemente para enfrentar el problema, sin embargo, las diferencias de precios lleva a que los contrabandistas sigan buscando formas para continuar con sus acciones ilícitas.

Según Castillo, el licor europeo más contrabandeado es el whisky alemán Jägermaister.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)