30 de June de 2015 20:19

El acuerdo nuclear, un primer paso para el Presidente iraní para asentar su poder

Una iraní firma una pancarta durante una ceremonia para apoyar a Irán en las negociaciones nucleares en la Plaza Azadi en Teherán (Irán). Foto: EFE

Una iraní firma una pancarta durante una ceremonia para apoyar a Irán en las negociaciones nucleares en la Plaza Azadi en Teherán (Irán). Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

El triunfo de las negociaciones sobre el programa nuclear iraní sería un primer paso para el presidente iraní Hasan Rohani para asentar su poder, porque todavía deberá enfrentarse a otros desafíos en política interior.

Elegido presidente desde la primera vuelta en junio de 2013, este religioso moderado prometió llegar a un acuerdo histórico y levantar las sanciones internacionales que paralizan la economía iraní, manteniendo al mismo tiempo el programa nuclear.

Las grandes potencias quieren asegurarse de que el programa nuclear iraní tiene una vocación estrictamente civil y que Teherán no busca dotarse de la bomba atómica y ofrecen a cambio levantar las sanciones.

Este acuerdo, duramente negociado desde hace más de 20 meses, y el resultado de las negociaciones finales en Viena, que continuarán en julio, determinarán la capacidad de Rohani para hacer cambios en política interior y mantener sus promesas electorales en cuestiones culturales y sociales.

En las legislativas del 26 de febrero de 2016, el electorado podría votar por candidatos favorables a su política de apertura diplomática. Pero también podrían volverse hacia los conservadores, si el presidente no cumple sus promesas, con o sin acuerdo nuclear.

“Para la población, la situación no ha cambiado y muchos piensan que no han ganado nada en el juego de las negociaciones”, explica Amir Mohebbian, un experto conservador cercano al poder.

Situación 'mala'

La clase media iraní y la población pobre han visto desplomarse su poder adquisitivo desde 2012, con una inflación superior al 40% antes de la llegada al poder de Rohani.

Su gobierno, calificado de "tecnócrata", ha tenido que enfrentarse también a la caída del precio del petróleo.

Después de adoptar en marzo un presupuesto de austeridad, el gobierno redujo las subvenciones directas, establecidas por el expresidente Mahmud Ahmadinejad, para atenuar la subida de precios.

Si se levantan las sanciones bancarias y petroleras internacionales, habrá que esperar todavía para notar los efectos, “ya que la situación político económica es muy mala” señaló Said Laylaz, analista económico próximo a los reformistas.

El Presidente ya comenzó a hablar sobre las reformas, o sobres los avances esperados, pero sin éxito.

Según Laylaz, un acuerdo nuclear reforzaría a Rohani frente a los reformistas, que habían prácticamente desaparecido de la vida política y del parlamento después de la represión del movimiento de protesta de junio de 2009.

Pero aprovecharon la victoria de Rohani para volver al escenario político y dos partidos reformistas fueron autorizados en las legislativas.

Si les quitan el parlamento a los conservadores, podrían aliarse con el presidente. Pero las peticiones de los reformistas de hacer cambios rápidamente podrían complicar las relaciones de Rohani con el ala dura del régimen, preocupada por una liberalización de la sociedad.

Sin embargo, no habrá ninguna reforma sin acuerdo nuclear y un fracaso supondría enormes tensiones políticas, en especial si se decretan nuevas sanciones, advirtió Davoud Hermidas Bavand, profesor de la Universidad de Teherán.

“Después de haber gastado tanta energía en las negociaciones, la única opción de Rohani podría ser la de dimitir”, antes del final de su mandato en 2017.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)